Saltar al contenido
Guitarras de Jazz

Jaén Odeón

febrero 17, 2014

Jaén Odeón

Hola amigos!

Esta guitarra que voy a mostraros hoy también es muy especial.

Fue hecha por encargo con todos los detalles que elegí y se puede decir que la he visto nacer y crecer día a día, ya que su constructor me iba mandando fotos del proceso.

Odeón 5

Se trata de una archtop construida por el lutier Fernando Alonso Jaén, afincado en Horcajo de Santiago (Cuenca) y dedicado a la construcción de guitarras de jazz. Es el único guitarrero español que se dedica sola y exclusivamente a las archtop.

Esta el modelo Odeón y le hizo unas cuantas modificaciones -básicamente estéticas- siguiendo mis caprichosas indicaciones en algunos casos o llegando a un acuerdo, por el bien del instrumento, en otros.

El mismo Fernando, entrevistado por Oscar Aranda para la revista digital “Cutaway”, ha dicho que se siente especialmente orgulloso de esta guitarra y cuando la volvió a ver, un año después de entregármela, se quedó impresionado.

Podéis leer la entrevista completa en el nº 22 de la revista digital y gratuita “Cutaway”, donde hablan de cosas muy interesantes.

http://www.cutawayguitarmagazine.com/

ORIGEN

Después de conocer a Fernando personalmente en el Guitar Day 2009 y probar los tres modelos que llevó a la exposición, me quedé bastante impresionado por la comodidad de los mástiles y el acabado de las guitarras y empecé a pensar en la posibilidad de hacerle un encargo.

Fue casi un año más tarde, tras visitar  su taller y probar dos modelos Odeón recién acabados, cuando decidí encargarle una guitarra.

A mediados de junio de 2010 estuve en su taller eligiendo las maderas que quería para la tapa, el fondo, los aros y el mástil. Guiándome por sus consejos seleccioné unas cuñas de picea con la veta bien recta, otras de arce flameado con muchas “rayas” y para el mástil un arce que también tenía un bonito flameado.

Salí de su taller más contento que unas castañuelas!

Después de unos cuantos correos concretando como iba a ser la guitarra, a principios de julio Fernando empezó a trabajar en ella. Nada más comenzar me escribió un correo para comunicarme que en la madera que había elegido para la tapa, según iba profundizando en el tallado había aparecido “zarpa de oso” (bearclaw). Cito a Fernando:

“Consiste en zonas aisladas donde el grano se tuerce y zigzaguea. Lejos de considerarse defectuosas, estas tablas son muy apreciadas.”

Buen augurio!

En esta foto se puede ver el corte de la zarpa de oso. Esa deformación de la veta en forma de “V” es la responsable de las “aguas” que aparecen en la tapa, algo totalmente anormal en la pícea (abeto). Cuando el vértice de la “V” coincide con el corte plano se produce el efecto visual.

17.- Detalle zarpa de oso

CÓMO ES

El modelo Odeón es de 16″, para mi es el tamaño ideal ya que, si bien es cierto que he estado tocando durante más de 20 años una guitarra de 17″, al tener la Odeón más ancho de caja es mucho más cómoda en 16″. Es tan cómoda como una guitarra española, aunque un poco más grande pero más estrecha.

La caja tiene 6’7 cm. de ancho. La tapa es de pícea europea y el fondo y los aros de arce rizado europeo. El grosor de la tapa es de 5 mm. en el corte de las efes y de aproximadamente 3’5 mm cerca de los bordes, para que vibre mejor.

Todos los bindings son de arce, sustituyendo el binding clásico que es de plástico; no quería que llevase nada de este material, sobre todo pudiendo usar otros mucho más bellos y nobles. También preferí que fuesen del mismo color que la guitarra. Normalmente cuando se tinta la madera, antes de lacarla, también se tintan los bindings y después se rascan a cuchilla para quitarles el tinte, dejándolos con su color original para resaltar su colocación o por cuestiones estéticas. Finalmente se laca y queda la guitarra de un color y los bindings sin colorear.

Me parece mucho más estético así.

El fondo y los aros son de arce muy rizado “AAA” (para la denominación del rizo del arce se usan “aes” mayúsculas, de manera que al más rizado que se puede encontrar se le trata de “AAA” y al menos rizado “A”.

A veces se utilizan cinco aes en lugar de tres, pero la medida estandarizada suele ser tres como máximo.

El golpeador, puente, cordal, marco de la pastilla y todo lo que se vea negro en esta guitarra es de ébano. Mención especial para el cordal con su espectacular sistema para poner “masa” a las cuerdas y que no apareciese ese molesto ruidito de fondo. Cada cuerda  está en contacto con una pequeña pieza metálica, las seis piezas están en contacto con un hilo de cobre que hay debajo del cordal y este hilo va a otro que llega hasta la masa del circuito, vamos un trabajo de chinos (de los de antes). La mayoría de guitarras con cordal de madera sufren de ese mal, esta no.

En esta página de Guitarras Jaén podéis ver el laborioso proceso de construcción del cordal:

http://www.guitarrasjaen.com/GroundingTailpiece_ES.pdf

El mástil es de dos piezas de arce con una fina tira central de caoba. La cejuela es de hueso sin blanquear y su ancho es de 1 ¾” (45 mm. a efectos reales), un poco más de lo habitual en eléctricas.

El grosor del mástil en el traste 1º es de 2 centímetros (distancia entre el diapasón y la parte trasera del mástil, donde apoyamos el dedo gordo) y en el traste 11ª es casi el mismo, 2’1 cm., cosa que me ha llamado la atención ya que los mástiles normalmente suelen ir engordando según se acercan al cuerpo. Es muy cómodo y me adapté enseguida a él, a pesar de llevar mucho tiempo tocando con un mástil más grueso.

El estar las cuerdas un par de milímetros más separadas de lo normal en la cejuela hace que en el puente, al haberse ido abriendo las cuerdas, la separación entre la sexta y la primera sea de 5’5 centímetros, una distancia generosa ideal para tocar fingerpicking.

El puente está compensado en la segunda cuerda.

El diapasón es de ébano, negro como la noche más oscura, con radio de 12″ y 20 trastes. Tiene una única y discreta incrustación en el trate doce, la misma que aparece en la pala, como acento de la “e” de Jaén.

Los botones de los potenciómetros o domos, son una pequeña obra de arte. Los originales son de ébano pero un día que visité a Fernando me regaló estos. Creo recordar que eran de ébano de Madagascar, arce y otra madera. Las hojas son de abalón y nácar. Sin comentarios, mejor una imagen:

9.- Detalle potes

En su parte frontal, la pala tiene binding de arce y tapa de ébano con una bonita filigrana en el centro en madreperla, sello de la casa.

La parte de atrás de la pala también está cubierta con una lámina de ébano y lleva una incrustación de nácar y madreperla en forma de rombo. Un capricho.

Las clavijas son Schaller M6 con palometas de ébano.

El tacón del mástil va rematado en ébano a juego con la pala.

El acabado de la laca es realmente un “semi-acabado”, ya que en un principio le dije a Fernando que la quería mate, pero cuando la vi acabada no me terminó de convencer y le pasó un poco la pulidora, pero solo un poco.

El resultado es un brillo natural, sin llegar a resultar excesivo.

Estuvimos barajando la posibilidad de lacarla con barniz del que se usa para los violines, pero después de que Fernando investigara el asunto, resultó ser demasiado blando.

Descartamos varias opciones más y finalmente me propuso hacerlo con laca catalizada, ya que para él es el mejor acabado que se le puede dar a una  guitarra y yo me fío de su palabra.

Este material tiene las mismas virtudes que la nitrocelulosa, es más resistente en todos los aspectos y además en las posibles futuras reparaciones los re-lacados se fusionan perfectamente sin dejar marca.

Así se hizo!

SONIDO

La humbucker es una Bartolini PBF55, ya la había probado en otras archtop y me gusta el carácter natural de esta pastilla. Tiene un sonido nítido y con cuerpo, justo lo que andaba buscando. El tono acústico de la guitarra es único y quería una pastilla que fuese lo más fiel posible a la hora de reproducir ese tono y que no ensuciase el sonido. Fue un acierto elegir esta Bartolini.

Los dos potenciómetros son volumen y tono.

Fernando me sugirió ponerle un condensador al control de volumen para que así no perdiera agudos al bajarlo un poco. Esta operación denominada “treble bleed mod” o “sangrado de agudos” en español (curioso nombre!) se suele y debe hacer a toda guitarra eléctrica para evitar ese molesto problema de pérdida de agudos y claridad al bajar el volumen, pero en el caso de las archtop es diferente.

Preferí no hacerle este mejora porque muchas veces utilizo ese defecto a mi favor. Bajando un punto el volumen se consigue que el sonido sea más oscuro, pero hay una pequeña diferencia a cuando usamos el control de tono para ello. Bajando un punto el volumen se consigue matar el exceso de sonido eléctrico y podemos obtener ese tono algo más limpio, con un ataque más natural y con “más madera” que si usáramos el tono.

No descarto la posibilidad de que sea una manía mía, lo mejor es que lo probéis en vuestras guitarras, si os gusta bien y si no pues a “sangrar los agudos” 🙂

Al tener tan buen sonido acústico y tanta resonancia, resulta fácil que se retroalimente. Por suerte, los baterías que tocan jazz suelen ser menos ruidosos que en otros estilos y el volumen que suele haber en un actuación o un ensayo es bastante más bajo que en un grupo de death metal, por poner un ejemplo.

Una de las formas de evitar en parte el temido acople es colocando el amplificador estratégicamente de forma que quede a nuestra izquierda (para los zurdos a la derecha) y a un metro y medio o dos de distancia, siempre que el espacio lo permita. Así se evita que el sonido del amplificador dé directamente en la caja. Por desgracia, en la mayoría de sitios que contratan grupos de jazz (nacionales) no suele haber tanto espacio.

Otra forma de engañar al acople es usando unas tapas para las efes, que también hace Fernando y que cumplen bastante bien su función. Son de ébano, un poco más grandes que las efes de la guitarra y llevan en la parte de abajo un trozo de corcho tallado a imagen y semejanza de la efes, de forma que ajusta perfectamente. El único problema es que al colocar dichas tapas el sonido de la guitarra cambia bastante, resulta algo más comprimido y pierde resonancia. Solo las uso cuando no queda otro remedio.

Hay que hacerlas a medida porque cada marca hace sus propias efes, no hay dos iguales.

Por cierto, las de esta guitarra son tipo Sadowsky, tributo al grandísimo Jim Hall!

Las prácticas “tapaefes”:

18.- Tapa efes colocado

También se pueden tapar las efes con cinta adhesiva, como hace Benson, aunque siempre me ha parecido una chapuza.

En fin, esta es una de las cargas que tienes que llevar si quieres tener una guitarra con un buen sonido acústico y natural.

CONCLUSIONES

Como habréis podido adivinar a estas alturas, esta no es una guitarra que valga para todo, es una buen instrumento para tocar jazz y punto. No aguanta distorsiones (ni falta que le hace!) y no se lleva muy bien con los efectos, salvo con algunos de modulación, pero el que adquiere un instrumento de estas características, normalmente sabe para qué lo quiere.

Se la recomendaría a los guitarristas de jazz clásico, a los que buscan un sonido más natural que el de las guitarras laminadas, con más armónicos y más posibilidad de matizar, a los que suelen tocar fingerstyle y a todos esos locos, entre los que me incluyo, que siguen sacando solos de Wes Montgomery, sin dudarlo!.

DATOS TÉCNICOS

  • Caja de 40’8 cm (16”). Ancho: 67 mm.
  • Tapa – Pícea maciza.
  • Aros y fondo  – Arce macizo.
  • Mástil – Arce rizado de dos piezas con tira central de caoba. Con Binding de arce. 20 trastes. 45 mm. de ancho en el hueso.
  • Diapasón – Ébano. Las tres “lagrimas” de madreperla que están sobre la “e” de Jaén son el mismo detalle que hay en el traste doce.
  • Clavijas – Schaller M6 con palometas de ébano.
  • Radio – 12″
  • Electrónica – Una pastilla Bartolini PBF55 encastrada. Controles de volumen y tono.
  • Puente – Flotante compensado en la 2ª, cuerda de ébano.
  • Cordal – De ébano, con contacto para masa.
  • Tiro – Corto de 24’7”
  • Peso – 2’9 Kg.

Si pincháis sobre las fotos podéis verlas más grandes:

1.- Frontal completo

2.- Dorsal completo

3.- Cuerpo

4.- Cuerpo dorsal

8.- Cordal y puente

7.- Pastilla y traste 12

6.- Puente, pastilla y golpeador

5.- Binding lateral  

11.- Tacón

10.- Efe

16.- Incrustación traste 12

15.- Mástil dorsal

12.- Pala frontal

14.- Detalle tapa del alma (buena) 13.- Pala dorsal

*****************************************************************************************************************************

VÍDEOS

El audio de este vídeo ha sido grabado con un micro Rode NT2 y un Shure SM57, directamente a la tarjeta de sonido Edirol FA-66.

El amplificador usado en este caso ha sido un Koch Studiotone y en lugar de usar la reverb del ampli he usado una Hardwire RV7.

El audio de los vídeos es MP3 a 192 kbps, si no tienes unos buenos altavoces en tu PC es aconsejable escucharlos con auriculares.

El sonido está sin editar, tal como se grabó, pifias incluidas también sin editar 🙂

En este segundo vídeo toco la guitarra sin amplificar. Está grabada con el micro Rode NT2 colocado a unos 15 centímetros de la efe inferior.

El sonido está sin procesar pero ha sido normalizado a -1 dB.

Para los que queráis saber más sobre la obra de este magnífico luthier, aquí tenéis un enlace a su página:

http://www.guitarrasjaen.com/

Si has leído hasta aquí… realmente estas interesado en las guitarras! 🙂

Salud y bolos!

A %d blogueros les gusta esto: