Saltar al contenido
Guitarras de Jazz

Polytone Mini Brute III

abril 7, 2014

Con esta muestra inauguramos la sección de amplificadores, que ya iba siendo hora!

Y para empezar, ¿qué mejor amplificador que un Polytone? Voy a hablaros de mi Mini Brute III, un ampli que tengo hace mucho tiempo y lo conozco bien.

Detalle de la marca

Este Polytone lo compré en 1995, aunque está fabricado a finales de los 80 en Hollywood, California, donde todos los Polytone. Al poco de comprarlo cambiaron el diseño y lo empezaron a hacer negro y con rejilla metálica.

Está bastante castigado por fuera por la cantidad de horas de carretera y garitos que lleva, aunque para mi ese es uno de sus encantos, un “relicado natural”:

Frontal completo

Después de decidir comprar un Polytone, tras conversar con el magnífico guitarrista valenciano Joan Soler y probar el suyo, elegí este modelo por dos motivos principales: su altavoz de 15″ y porque no llevaba reverb, ya que siempre he usado reverb externa y también había oído hablar de los problemas que daba la Accutronics de 3 muelles (Hammond en los más modernos) que traen de serie. Además era bastante más barato sin reverb.

Estéticamente es un ampli muy discreto, no llama la atención, y eso que es azul!
Es un tanque cuadrado y muy robusto, pero pesa poco, alrededor de 16 kilos. Lleva el asa en un lateral.

A pesar de haber recibido un trote continuo, haber aguantado cervezas, cubatas y todo tipo de bebidas desparramadas por encima, incluso después de haberse caído varias veces (una de ellas del maletero mal cerrado de mi coche en marcha, a poca velocidad, eso sí) NUNCA ha sufrido una avería, solamente en una ocasión se le fundió el fusible que protege el altavoz y eso pasó mientras estaba tocando flojito en mi casa, ironías de la vida.

Por si alguna vez se os funde el fusible del altavoz os pongo una foto de donde está. Hay que quitarle la tapa trasera al ampli y queda justo encima de la etapa de potencia, al lado del transformador.De haberlo sabido en su día, lo habría comprobado antes de llevárselo al técnico. Me salió caro cambiar un fusible!

Fusible altavoz

El tapizado es de un tolex plástico con un fino acolchado que lo hace endeble a las rozaduras, es de color azul oscuro, casi marino y la rejilla del altavoz es negra con hilitos azules brillantes que casi no se ven pero le dan un tono azulado.

Rotos en el tolex

Rejilla optimizada

El “cuadro de mandos” es simple y completo, no tan simple como los Polytone antiguos que solo llevaban volumen, graves, agudos y reverb, pero sigue siendo sencillo. Tiene todo lo que hace falta y algunos controles que no hacen falta (léase canal saturado):

• Preamp out (salida pre-amplificada).
• Loop de efectos (en paralelo).
• Volumen para el loop de efectos.
• Control de saturación (drive).
• Control de graves, medios y agudos.
• Volumen 1 para el canal limpio.
• Volumen 2 para el canal saturado.
• Volumen general.
• Selector de tres posiciones (boost-normal-cut).
• Dos entradas para alta y baja impedancia.
• Una entrada para el pedal de cambio de canal, sumistrado con el amplificador.

Muchas de las tapas de los mandos de los potenciómetros se perdieron en algún transporte y les he hecho unos “remiendos” con silicona, son feos a rabiar pero funcionales.

Cuadro de mandos

En la parte de atrás tiene salida para auriculares y salida para un altavoz de refuerzo, nombrada como “extension speaker”. Polytone fabrica (o fabricaba) unos bafles con etapa de potencia y sin previo para conectar a la salida de altavoz externo que son los ideales para enchufar en la “extension speaker”, más que nada porque lleva el mismo altavoz que los amplificadores y sacará el mismo tono.

Salida de cascos

La salida “Preamp out” es una línea sacada del previo. Podemos usarla como salida de línea, previo paso por una caja DI.
De todas formas, creo que un buen ampli se debe sonorizar con un buen micro, un buen equipo y, si es posible, lo debe hacer un buen técnico (ya puestos a pedir…).

La pieza clave en los controles en sin duda el selector de brillo, con el que podemos cambiar, dentro de lo que cabe, el carácter del amplificador. Tiene un selector de tres posiciones: boost, normal y cut, siendo la posición “boost” la más brillante y “cut” la más oscura .

• En la posición “boost” el sonido es crudo, algo basto. Hay que ecualizar reduciendo los agudos y trabajando el pote de tono de la guitarra. De las tres posiciones esta es la que tiene mayor rango dinámico, si se consigue equilibrar el tono suena muy bien. El principal problema en esta posición son los agudos.
Esta posición para bajo eléctrico o contrabajo es la mejor, saca unos graves muy definidos.

• En la posición central o “normal”, manteniendo los controles de tono del amplificador en la mitad, obtenemos un sonido redondo aunque un poco oscuro de más y con menos garra que en la posición anterior, no tiene tanta definición ni tanta dinámica como en “boost”. Hay que ecualizar subiendo agudos y bajando graves.

• En la posición “cut” suena demasiado apagado, como cuando le bajamos demasiado el tono a la pastilla de graves, blando y sin definición. Se puede equilibrar el sonido subiendo agudos pero aún así los graves tienen menos definición que en las otras dos posiciones. Demasiado blanda para mi gusto.

Selector de brillo

En los últimos modelos que fabricaron añadieron un control nuevo que llamaron “Sonic Bass Circuit” y que complica un poco más las cosas, algo innecesario desde mi punto de vista. He probado un Polytone con este circuito y me ha dado la impresión de que no aportaba nada nuevo, al final y después de estar un rato probando combinaciones, lo máximo que conseguí fue que sonara como si no lo llevara. El mío no lo lleva, así que no puedo comentar a fondo el “Sonic Bass Circuit”.

El loop de efectos en este ampli es interesante… despierta odios o pasiones. Muchos usuarios de Polytone dicen que es malo y directamente no lo usan. A mí no me parece tan malo, como siempre, lo mejor es probarlo y decidir si te vale o no.

Dicho loop funciona en paralelo y tiene un volumen asignado (gain), como casi todos los loops en paralelo, que funciona combinándolo con el máster y el volumen de canal, tres volúmenes en total, aunque los importantes son el gain y master, con los que se consigue la mezcla del efecto. Si se sube demasiado el “gain” es ruidoso, produce un “sssssss” que cuando tocas en grupo no se oye, pero está ahí.

Potencia los efectos y se notan más que usándolos entre la guitarra y el ampli, creo que la mejor manera de exprimir un efecto de modulación (chorus, delay, reverb…) es a través del loop.

A veces puede dar la impresión de que colorea el sonido, pero no es así. Si suena diferente al usar un pedal es porque no habíamos notado el “coloreo” del pedal usándolo entre la guitarra y el ampli, pero al usarlo en paralelo, saltándonos el previo del amplificador, podemos apreciar más claramente todas las virtudes y defectos de los pedales que usemos. El previo no colorea nada.
Lo suelo usar solamente con un pedal de reverb, a veces también un delay y poco más.

El canal de distorsión se lo podían haber ahorrado. La distorsión es bastante mala en comparación con el sonido limpio, además no tiene mucho sentido en un ampli de estas características y para el acordeón tampoco creo que sea muy útil (Tommy Gumina, el fundador de Polytone, era acordeonista).

El pedal de cambio de canal que viene con el amplificador tiene un aspecto muy curioso, casi vintage. Los pulsadores son de plástico y no tienen pinta de aguantar muchos pisotones. No lo he usado.

Pedal cambio de canal

Son 100 vatios de potencia y la verdad, nunca me ha hecho falta llegar a la mitad de volumen, a pesar de ser de transistores. No sé qué pasaría si lo pusiese con el volumen al máximo, tengo que hacer la prueba un día de estos, igual revienta!.

El bafle está cerrado y su interior relleno con lana de vidrio, esto hace que suene más abierto de lo que cabría esperar. Según me dijo mi técnico electrónico de confianza (hasta hace poco), la lana de vidrio absorbe el sonido y engaña al altavoz haciéndole creer que está en un recinto más grande, consiguiendo que suene más abierto, con más aire… así me lo contaron y así os lo cuento.

Abierto por detrás 1

El tema del altavoz es una incógnita. Se dice, que los Polytone llevan altavoces Eminence, concretamente los modelos Eminence Delta Pro 12A o 15A, también los Eminence Delta a secas, sin “Pro”, incluso los Eminence Beta 15A, pero no se sabe con seguridad y los fabricantes nunca lo han especificado.
He abierto mi ampli para ver si había alguna etiqueta en el altavoz y no lleva nada, ni una triste pegatina. Solo puedo asegurar que tiene 15″, una impedancia de 4 ohmios y aguanta de todo.

CONCLUSIÓN

Si tienes claro que vas a tocar jazz principalmente y quieres invertir en un ampli de transistores que va a sonar a clásico desde el primer día, cómpralo sin pensarlo. Polytone con Gibson ES-175 es el sonido del jazz!
Si buscas un ampli que te valga para estilos diferentes y te gusta el sonido coloreado y brillante, huye de este ampli como si fuera el diablo, no es lo que buscas.

Su carácter neutro y “pastoso” junto con su buena definición en graves, hacen de él un amplificador muy válido para guitarras de jazz pero también para contrabajo, bajo eléctrico, teclado o incluso acordeón. Tommy Gumina, el fundador de Polytone, era acordeonista! No es de extrañar por tanto que pensara en este instrumento a la hora de diseñar un amplificador.
Algunos detractores de la marca -que los hay- argumentan que se niegan a usar un amplificador de acordeón para amplificar una archtop 🙂

Resulta difícil encontrarlo en tiendas españolas, pero no imposible. Su precio nuevo está entre 950 y 1.250 euros, dependiendo del modelo.

A pesar de su aspecto suena como el primer día o mejor. Fotos de la máquina:

Frontal y asaCantonera buena

Cantonera rota

Asa

Detalle del MiniBrute

Sin tapa de altavoz

Detalle del altavoz Detalle por detras Imán altavoz y etiqueta Etapa Circuito integrado

VÍDEO
Grabado con micros Rode NT2 y SENNHEISER e906.
Tarjeta de sonido Edirol FA-66.
Sonido sin procesar.
Audio en MP3, a 192 kbps. Es aconsejable escucharlo con auriculares, si no tienes unos buenos altavoces en tu PC.

Para hacer una muestra de las diferentes posibilidades de este amplificador en sonido limpio, he elegido una melodía de un tema standard, “My funny Valentine”, que se mueve por diferentes registros. La he tocado varias veces cambiando algunos parámetros de la ecualización, así como el selector de brillo.
Puede resultar un poco cansino escuchar la misma melodía tantas veces, pero me ha parecido lo mejor para poder comparar.

Las muestras de sonido van en el siguiente orden:

  1. Posición BOOST. Ecualización plana.
  2. Posición NORMAL.       ”                    “
  3. Posición CUT.                  ”                    “
  4. Posición BOOST. Ecualizada.
  5. Posición NORMAL.       “
  6. Posición CUT.                  “

Los potes de la guitarra (Jaén Odeón) están al 10, abiertos al máximo.

Otro vídeo en el que también suena el Polytone Mini Brute III

POLYTONE – “Made by musicians for musicians”

Hablar de Polytone en el campo de los amplificadores “de jazz” es como hablar de Marshall en el rock, de Vox en sonido británico o de Fender en sonido americano. Es un standard de calidad que podemos tomar como referencia, si buscas un sonido clásico de jazz, este es un elemento muy a tener en cuenta. Pero cuidado, que no todo son ventajas!
Para cualquier otro estilo de música es un ampli bastante soso si no le colocas unos cuantos efectos delante, además el canal saturado es totalmente deleznable, el loop de efectos es bastante… particular, la reverb se estropea tarde o temprano y además es caro, para ser de transistores.

Entonces… ¿donde está la gracia de los Polytone?

Pues muy fácil, para obtener un sonido apropiado para jazz en un Polytone solo tienes que conectar tu guitarra y tocar. Es un amplificador bastante simple, nos llevará un par de minutos buscar la ecualización y el “modo” que más nos interesa.

El sonido de estos amplificadores tiene mucha personalidad, siempre he pensado que es más fácil obtener un buen sonido para jazz pasando cualquier guitarra de madera maciza por un Polytone que tocando una Gibson L5 conectada a otro amplificador cualquiera. Una Les Paul en este ampli va a sonar más a Polytone que a Les Paul, lo he comprobado. En este caso en el binomio guitarra-amplificador, tiene más peso el amplificador.

Es posible que nuestro subconsciente relacione el sonido Polytone son el jazz, llevamos muchos años escuchando guitarristas de jazz de primera fila sonando con Polytone y eso deja su huella, aunque no seamos conscientes.

Algunos usuarios ilustres de Polytone son o han sido Jim Hall, George Benson, Joe Pass, Howard Alden, Jimmy Bruno, Herb Hellis y hasta el mismísimo Kurt Rosenwinkel, que lo usa actualmente, sin olvidarnos de contrabajistas como Ray Brown, el primero en usar Polytone. Casi nada!!

Polytone fabrica amplificadores desde 1968, aunque el golpe lo dio en los 70, cuando sacó a la venta el modelo Mini Brute. Hasta el momento no había ningún amplificador para jazz que diera tanta potencia y pesara tan poco, factor definitivo para los músicos de jazz que, sin contar a los “elegidos”, nunca llevamos montadores.

No se sabe muy bien si se siguen fabricando ya que su fundador, Tommy Gumina, falleció en octubre de 2013. La web de Polytone estaba sin actualizar desde 2010 y recientemente ha desaparecido de la red, aunque hace unos meses todavía existía. La carencia de información al respecto es absoluta, si bien es verdad que los responsables de comunicación -si los hubiese- nunca se han prodigado en mantener al día su web. Todo parece indicar que Polytone Amps ha desaparecido, al menos de la red. Espero equivocarme!

Y nada más amigos.
Como siempre, espero que haya sido de vuestro agrado esta nueva review y que os ayude a decidiros o no por un Polytone.

Salud y bolos!


Editado en diciembre de 2018.

Polytone ha desaparecido definitivamente, ya no se fabrican los míticos amplificadores. Aguantaron un poco tras la muerte del fundador, pero ya está. A partir de ahora el que quiera un Polytone lo tendrá que comprar de segunda mano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comentarios (15)

Muy buen artículo !!

Compré hace poco uno de estos y es un buen ampli. Al menos el mio, que es como este pero fabricado en los 90’s, muy sólido, buen sonido y fácil de reparar cualquier eventual avería, que es lo que yo buscaba, huyendo de los “amplis ligeros con fuente de alimentación de PC” de ahora.

Yo lo toco con bajo para practicar en casa, pero para tocar con bajo en directo, no lo recomendaría. El altavoz aún siendo de 15″ es para guitarra (Xmax – Xlim muy pequeño) y con la amplitud que tiene esta ecualización (+ – 20 Dbs en cada banda) romperlo con un bajo es muy fácil, por eso hay tantos post en foros con averías de altavoz. De hecho el que he comprado, venía con el altavoz cambiado por el recomendado en foros, completamente nuevo y ya con el cono despegado, aunque fué fácil de solucionar.
Muy contento con él.

Saludos

Responder

Hola Miguel Angel.

Me alegra que te guste el artículo y agradezco tu aporte, es un importante detalle a tener en cuenta.

Yo he usado este ampli con un bajo durante cinco años y no le ha pasado nada, también es verdad que le he dado un uso muy moderado. Siempre he colocado el ampli cerca de mi para no tener que darle mucho volumen y luego el técnico ya subía de monitores.
Creo que controlando se puede usar sin problemas y, sabiendo esto que has comentado, con más motivo.

Muchas gracias por pasarte por aquí y un saludo!

Responder

tuve un Polytone y me deshice de él por sonar demasiado apelotonados los graves (tonterías de juventud). el tono de jazz es uno de esos santos griales que perseguimos todos los guitarristas. En realidad hay muchas formas de sonar características que podrían ser catalogadas como sonido típicamente de guitarra de jazz. está el sonido grueso y musical de Joe Pass en Intercontinental (para mi el tono prefecto de guitarra solista en trío), el sonido inimitable de Wes Montgomery…, pero también el sonido brillante y casi acústico de Martin Taylor o Julian Lage. Realmente el sonido es un tema complejo que depende de muchos factores en combinación: guitarra, maderas, pastillas, cuerdas, púa o dedos, forma de tocar, amplificador, altavoces, válvulas o transistores, la lista no se acaba… Personalmente encuentro que una de las cosas que más influye en el sonido es la púa con la que tocas y la forma de atacar las cuerdas. Incluso con la misma púa, el simple hecho de tocar con ella al revés (por la parte redonda como hacen Pat Metheny o Frank Gambale) cambia el sonido de la noche al día. La tensión de las cuerdas es otro factor clave, no tanto por la masa de metal en sí, sino por como las cuerdas más gruesas dan un sonido más lleno por la tensión que tienen y como te obligan a tocar. El tono, en definitiva, es algo que uno tiene que buscar, pero también que hacer mediante la forma personal de interpretar.

Responder

Que curioso lo que comentas de los graves, precisamente una de las cosas que me gustan de este amplificador es lo bien que define los graves.

La púa es un elemento importantísimo, como bien dices, de hecho estoy preparando un artículo sobre varias púas “de jazz”, aunque antes irán otros que ya tengo terminados.

Un saludo y bienvenido!

Responder

otra cuestión que añadir es la equalización, la cual es distinta en el contexto de práctica casera o en el local de ensayo con más instrumentos, a mayor volumen o en concierto, con salas vacías o llenas a tope. Puedes hacer una prueba de sonido con el local vació y tiene rebotes por todos los lados y luego cuando se llena necesitas meter más reverb para que no suene seco… un mundo.

Responder

gracias, he probado a fabricar un tipo de púas ergonómicas hechas con madera de jatoba a partir de un molde de plastilina sujetando la plastilina tal como yo suelo coger la púa y es curioso porque el sonido es maravilloso con cuerdas de nylon y sin embargo con cuerdas de metal no lo es tanto; eso sí, muy cómodas de tocar y con un acople a tu anatomía perfecto con lo cual se consigue una estabilidad mayor y también precisión. al final después de probar mil y una púas me quedo con unas de vinilo que no cuestan ni un euro, del calibre 1,5 y tocando el revés con ellas (por la parte redonda), definitivamente para mi es el elemento que más se nota a la hora de tocar.

Responder

Vaya, se nota que le has dado vueltas al tema de la púa… y que te gusta el bricolaje. Me has dado una idea para aprovechar unos LPs inservibles que tengo por ahí 🙂

Yo ahora estoy usando una púa que ha sido un gran descubrimiento, pero no voy a decir cual es para no fastidiar la “púa estrella” de la review de púas jaja.

Un saludo.

Responder

efectivamente le he dado algunas vueltas y creo que gracias a ello he conseguido tocar un poco mejor. viendo a Julian Lage y leyendo alguna cosa de él me di cuenta de que para tocar bien es imprescindible estar lo más relajado posible y uno de los lugares de donde se genera mayor tensión es precisamente en la mano que sujeta la púa y de ahí sube hasta los hombros, por lo que tener un agarre firme pero que no requiera esfuerzo extra es importante. Cada uno tenemos una anatomía particular y una forma de tocar diferente por lo que la técnica y la púa que vale para uno no vale para otro. es común ver gente con técnicas de lo más extraño y que sin embargo suenan como auténticos fieras. Curiosamente un guitarrista que no toca con púa tiene un ensayo tremendamente exhaustivo sobre el tema.
https://www.tuckandpatti.com/picking_questions.html
Volviendo al Polytone que es el motivo del post, personalmente es un ampli que no me apasiona precisamente por mi forma de tocar, no porque el ampli no sea bueno, actualmente prefiero sonidos más abiertos y acústicos.
saludos

Responder

Hola! Fantástico artículo! ¿Sabes dónde se pueden comprar en Madrid? No encuentro el distribuidor

Responder

Hola.

Los tienen en Musical Olmo 10.
Calle del Olmo 13
Tlfno.- 914 68 25 64

Saludos.

Responder

Qué tal es el Mini Brute III de bajo utilizado con guitarra?

Responder

La mayoría de vídeos de este blog están grabados con ese ampli, échales un vistazo. Por cierto el Mini Brute III es un amplificador de guitarra aunque no lleve reverb y lo usen muchos bajistas.

Saludos.

Responder

Hola, muchas gracias por compartir tus conocimientos. Ya tengo un ampli para Jazz…, pero también tengo mucho vicio, así que voy a buscar uno de estos. Hay II y III, y IV creo, cual es el más recomendable?

Responder

Hola “Galletas”.

A mí el que más me convence es el Polytone III por su altavoz de 15″ y porque no tiene reverb, ya que yo uso siempre un pedal de reverb con varios parámetros, como el decay y el tono, que puedo ajustar a mi gusto.
También es el más pesado de los Mini Brute, aún así está alrededor de los 16 kilos, que es un peso muy llevadero.
La página web de Polytone ha desaparecido definitivamente y, no te lo puedo asegurar pero creo que ya no se fabrican, así que hay que buscar en segunda mano.
En las secciones de compraventa de los foros de guitarristas se suelen ver de segunda mano, aunque la mayoría de las veces a unos precios abusivos. Mira a ver si hay alguno cerca de tu ciudad y pruébalo, es la mejor manera de saber si te gusta o no.

Un saludo.

Responder

Hola pablo,

Pues así lo haré, gracias. Voy a rebuscar un poco a ver si encuentro algo “nuevo”, el minibrute III. La verdad es que estoy encantado con el Henriksen The Bud, pero tengo curiosidad por experimentar la combinación de Gibson 175 y Polytone. Saludos

Responder
A %d blogueros les gusta esto: