Saltar al contenido
Guitarras de Jazz

Roland JC-55

mayo 26, 2014

El Roland Jazz Chorus es sin duda unos de los amplificadores de transistores con el sonido limpio más apreciado. Ha sido y sigue siendo usado por grandes del jazz y del rock.

3

 

Uno de los responsables de que este amplificador sea conocido entre los rockeros es sin duda Andy Summers, el guitarrista de Police, que lo hizo entrar en la historia cuando tocó los archifamosos arpegios de “Every breath you take” con un JC-120. Otro roquero famoso que uso JC fue Robert Smith con The Cure, aunque este llevaba un raro JC-160. También cuentan las malas lenguas que el mismísimo Kirk Hammett ha usado un JC-120 para grabar los limpios en algún que otro tema de Metallica, y lo más gordo es que es verdad.

Y es que el JC tiene uno de los canales clean más pulcros de toda la historia de la amplificación, es tan limpio que llega a molestar!

Mención aparte merece el chorus “estéreo”, que hizo furor en los 80 y del que hablaré más adelante.

El amplificador que vamos a probar es uno de los más pequeños de la familia Jazz Chorus (JC). La serie JC está formada por once modelos de diferente potencia y alguna que otra particularidad, aunque la mayoría de ellos ya no se fabrican:

  • JC-200.- Cabezal estéreo. 2 x 100 vatios. Dos canales independientes. Usado principalmente para teclado. Rara avis.
  • JC-160.- Estéreo, Cuatro altavoces de 10″, 60 vatios por canal, no 80, como se puede pensar en un primer momento (80+80=160). Es como un JC-120 pero con cuatro altavoces de 10″. Solo se distribuyó en Japón y es muy raro ver uno.
  • JC-120.-  Estéreo, dos altavoces de 12″, 60 vatios por canal. Ya es un clásico.
  • JC-90.- Actualización del JC-77. Mismas características.
  • JC-80.- Mono, 60 vatios. Un altavoz de 12″.
  • JC-85.- Estéreo, dos altavoces de 10″, 40 vatios por canal.
  • JC-77.- Estéreo, dos altavoces de 10″, 40 vatios por canal.
  • JC-60.- Versión mono del JC-120, un solo canal de 60 vatios.
  • JC-55.- Estéreo, dos altavoces de 8″, 25 vatios por canal.
  • JC-50.- Mono, 50 vatios.
  • JC-20.- Estéreo, dos altavoces de 5″, 10 vatios por canal.

Hay algún modelo más, pero solo son variaciones de estos, la lista sería interminable. Algunos fueron cambiando de referencia y solo son actualizaciones, como por ejemplo los JC-77, 85 y 90, son prácticamente el mismo amplificador con alguna pequeña variación estética.

En estos amplificadores “estéreo” solo quiere decir que lleva dos altavoces, porque como veremos más adelante, no son estéreo.

 

CÓMO ES

El JC-55 pesa 12 kilos y mide 50 cm. de largo por 21 de fondo y 40 de alto, unas dimensiones realmente reducidas que lo hace altamente manejable. Cabe en cualquier maletero y se puede mover con una mano sin esfuerzo.

El recinto es de aglomerado de 1 cm. de grosor, ese es el secreto de su peso. Más vale que seamos cuidadosos con él porque no soportaría una caída en condiciones. A pesar de eso su aspecto es robusto, gracias a las cantoneras rollo Mazinger y las chinchetas. Hay que ver lo que hacen unas chinchetas bien puestas!

 

4

Teniendo en cuenta sus dimensiones, el sonido que da es grande, abierto y con volumen de sobra para ensayar o tocar jazz -o cualquier otro estilo- en pequeños garitos.

Tenemos la garantía de que es “Made in Japan”, por lo que debe funcionar muchos años sin darnos problemas, aunque eso nunca se sabe. El JC55 que estoy probando lleva más de 20 años funcionando y no ha fallado nunca.

Los dos altavoces de 8″ también son “Made in Japan”, diseñados por Roland y dan mucho de sí. En el centro del cono llevan una “cúpula” de aluminio o “dome silver cap” y es característica en todos los altavoces de los modelos JC.

En el frontal nos encontramos con los mandos normales, nada especial salvo el control del chorus.

Me ha llamado la atención que los controles de tono estén dispuesto al revés que en la mayoría de amplificadores, quedan los agudos a la izquierda y los graves a la derecha. Realmente tampoco es que sea tan raro, algunos amplis los llevan dispuestos así. Esto nos puede confundir cuando lo tengamos en el suelo y no veamos los nombrecitos que están puestos encima de los mandos y el resultado puede ser que ecualicemos al revés, dándole agudos cuando realmente queremos subir los graves, aunque es un detalle sin importancia y solo es cuestión de acostumbrarse.

Controles de ecualización

De izquierda a derecha tenemos los controles de: distorsión (on/off y volumen en el mismo pote), volumen general, agudos, medios, graves, reverb, rate, depth, palanca para activar el chorus y/o cambiar de modo, interruptor de encendido/apagado.

En la parte de atrás tenemos varias entradas y salidas, además del fusible de rigor. De izquierda a derecha: entrada de pedal externo para activar o desactivar el chorus, otra igual para la reverb y otra para la distorsión,  salida de línea con efecto y salida de línea mezclada. Todo muy práctico.

Las salidas de línea tienen un funcionamiento curioso y además no mutean el sonido del amplificador. A veces viene bien para usarlo como monitor pero otras veces puede ser un problema engorroso.
Realmente, he encontrado pocos amplificadores que tengan la opción de activar o desactivar el altavoz cuando sacas línea para mesa de mezclas, pero existen.

Usando la salida de línea normal o “mixed” podemos sacar una señal mono, para mesa o para otro amplificador. En esta salida están activos los efectos, chorus y reverb.
Lo curioso es que si usamos las dos salidas para dar señal a dos amplificadores o dos lineas, sonará con chorus y reverb solamente el que esté conectado a la salida “effect” y el que esté conectado a la salida normal sonará sin efectos, ni chorus ni reverb.

Cuando usamos el amplificador con sus altavoces, el chorus funciona igual. Por el altavoz izquierdo (mirándolo de frente) sale el sonido sin efectos y por el derecho sale con chorus y reverb. Para comprobarlo grabé cada altavoz con un micro y aunque se mezclaban bastante las señales se podía distinguir, no obstante y para salir de dudas, le desconecté primero un altavoz y luego el otro y efectivamente, un altavoz sonaba con efectos y el otro no. Prueba superada 🙂

Por tanto, al menos en este modelo no podemos decir que el chorus sea estéreo. Sí podemos decir que se oyen sonidos diferentes por cada altavoz, pero el efecto chorus NO es estéreo, ya que un chorus estéreo sonaría por los dos altavoces con chorus, y no es el caso.

No obstante el efecto que se consigue es espectacular… si te gusta el chorus, claro.

Las tres opciones de la palanca de chorus son:

  •  Palanca arriba, modo “manual”.- Se puede ajustar a nuestro gusto usando los controles “rate” y “depth”, como cualquier pedal de chorus. Llega hasta efectos psicodélicos.
  • Palanca abajo, modo “fixed”.- Los controles no afectan a la modulación ya que viene ajustado de fábrica con un chorus moderado bastante resultón.
  • Palanca en el centro.- Desactiva el efecto.

 

El volumen de distorsión lleva incluido un interruptor. A cero está desactivado, si lo subimos un poco hace un “clic” y a partir de ahí empezamos a subir el volumen de la distorsión. Combinando este potenciómetro con el de volumen general conseguimos más o menos saturación.

 

PRUEBA DE SONIDO

Al probarlo puse la ecualización plana, graves, medios y agudos al 5 y al tocar un acorde mi primer impulso fue cambiar de pastilla para que sonara más grave pero, ya estaba en la pastilla del mástil! Tuve que bajar los agudos para acercarme al sonido que buscaba y poco a poco fui perfilándolo a mi gusto.

El resultado fue: agudos al 2, medios al 5 y graves al 7. Si tenemos en cuenta que la guitarra usada para la cata del JC fue una Guild X-170 con unos graves gordos y opacos, podemos decir que este ampli tiene un carácter brillante muy marcado. Se puede arreglar, pero si te gustan los sonidos oscuros, tan típicos en el jazz moderno (Metheny, Rosenwinkel…) hay que recurrir a ecualizaciones extremas, con su consiguiente pérdida de definición. Tener que bajar los agudos tanto siempre es un problema.
En otros amplificadores más apropiados para el jazz, es fácil conseguir un sonido oscuro sin necesidad de eliminar totalmente los agudos, aquí no.

La dinámica es buena y responde bien al ataque de la púa, también acepta de buen grado los pedales, como cabe esperar de un “solid state”.

El rendimiento de los dos altavoces de 8″ es más que satisfactorio y poniendo el master a la mitad parece mentira que solo tenga 25 vatios por canal y que los altavoces sean tan pequeños, suena mucho más grande.

El tanque de reverb es Hokusei, made in Japan, de dos muelles y, aunque suena bien, produce una reverberación demasiado larga y brillante para jazz, pega típica en las reverb de muelles.

Para hacer esta foto puse el ampli al revés. Con el ampli en posición normal, la reverb queda boca abajo. Va atornillada al chasis.

Reverb

En la prueba de sonido la puse al dos y no molestaba. Por eso, entre otras cosas, siempre he preferido usar reverb externa, para poderla modelar a mi gusto, porque la mayoría de reverb que traen los amplis suelen tener cola muy larga y no hay posibilidad de recortarla.

El chorus suena muy bien en el modo fijo y dan ganas de dejarlo ahí. En el modo manual podemos conseguir mucho más, hasta sonido de muelle o psicodélicos, bastante inútiles para algo normal, pero útiles para echarte unas risas.
El máximo chorus que he usado en la prueba de sonido es con el RATE al 6 y el DEPTH también al 6, y ya me parecía excesivo.

La distorsión es bastante malilla, no es aconsejable usarla.

 

CONCLUSIONES:

Este ampli vale para todo un poco, es apropiado para cualquier estilo en el que haga falta un buen sonido limpio. Se puede obtener de él un resultado muy válido para jazz, si mantenemos los agudos a raya ya que, como he dicho antes, el principal defecto que le encuentro es el exceso de brillo. Tiene calidad de sonido aunque a mí me resulta demasiado hi-fi.

Se lo recomendaría a aquellos que quieren tener un amplificador para todo y no quieren gastar mucho dinero ni dejarse la espalda cargando y descargando. Como ya dije, tiene volumen de sobra para tocar jazz en locales pequeños, aunque evidentemente, con dos altavoces de 8″ tiene sus limitaciones.

Ya no se fabrica pero se puede encontrar de segunda mano por poco dinero, entre 200 y 300 euros. No es un amplificador de nivel profesional, pero… ¿Alguien da más por este precio?.
Eso sí, para darle un uso profesional mejor el JC-120.

Algunos guitarristas de jazz famosos que usaron Roland JC-120, el hermano mayor y que todavía se sigue fabricando: Pat Martino, Emily Remler, Pat Metheny, Joe Pass, Larry Coryell…

Y guitarristas de rock: Andy Summers, Kirk Hammett, Jeff Buckley, David Birne, Peter Frapton, Robert Fripp, Mark Knopfler…

Actualmente prácticamente ninguno de ellos lo usa… pero lo han usado, por algo será.

 

Las fotillos de rigor, como ya sabréis podéis verlas más grandes pinchando encima:

1 2 5 6 7 8 9 10 11 12 15 14 13 Chinchetas

 

VÍDEO

Grabado con micros Rode NT2 y SENNHEISER e906.
Tarjeta de sonido Edirol FA-66.
Sonido sin procesar.
Audio en MP3, a 192 kbps. Es aconsejable escucharlo con auriculares, si no tienes unos buenos altavoces en tu PC.

Y nada más amigos. Para la próxima review prometo presentar un buen guitarrón, que los amplis son necesarios pero no son lo mismo, estamos de acuerdo.

Salud y bolos!

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comentarios (34)

Como ya es habitual por estos lares, una revisión estupenda y profunda. No conocía este pequeño, he tocado con el de 120 y observo en el vídeo que el humm y hiss de fondo de este ampli es casi inexistente, cosa que no pasa con su hermano mayor. A título personal diría que la serie JC de Roland no estoy tan seguro de que sea un ampli de jazz (en el sentido clásico) sino un género en si mismos. El chorus que llevan, desde luego es glorioso, para el que le guste tocar con ese efecto como bien se dice en el post.

Esperando con ansiedad el post sobre las púas.
saludos

Responder

Hola ivespriciliani.

Estoy de acuerdo contigo. Se puede obtener de el un sonido más o menos válido para jazz pero a pesar de eso, yo tampoco lo considero un buen ampli para jazz.

El ruido de fondo (hissss) no sale porque la grabación la hice con el volumen bastante bajo, al 2 y poco, pero si lo subes al 5 si que aparece.

Sigo con las púas 🙂

Saludos!

Responder

otra cuestión a tratar es si hace falta ampli alguno. Aquí hay un artículo de Tuck Andress donde habla de su sonido y de que no usa amplis desde hace décadas

https://www.tuckandpatti.com/tuck_tone.html

¿es el concepto de ampli algo obsoleto? alguien puede argumentar que su tono de guitarra no es exactamente lo que se entiende por el típico tono oscuro y pastoso; es cierto, pero aquí adjunto un enlace con toda la modestia del mundo con un tema grabado en casa a pelo con la guitarra enchufada a una tarjeta usb de 60 euros y directa al mac con un poco de reverb del garage band

https://soundcloud.com/valentin-iglesias-iturralde/picasso

Responder

Hola Valentín.

Muy bonito el tema que tocas, me gusta mucho tu fraseo, enhorabuena.

El tema que planteas es interesante y ya lo hemos discutido en algún foro de guitarristas.

Es posible sonar muy bien sin necesidad de llevar amplificador, mi experiencia con el POD de LINE6 en directo y con el AXE de Fractal Audio en estudio me ha convencido de que se puede sonar bien sin él. Sin un simulador de amplificador también se pueden conseguir buenos resultados usando un previo antes de pasarte por mesa, una buena DI, etc, siempre hablando de sonidos limpios, sin distorsiones.

Sin embargo cuando tengo que tocar en directo y quiero sonar bien, llevo mi ampli de válvulas. No se si el oyente notará la diferencia entre un simulador digital y un ampli analógico de válvulas, pero te puedo asegurar que yo sí la noto.

Dicho esto, contesto a tu pregunta ¿es el concepto de ampli algo obsoleto?
Para mi no, en absoluto. Tenemos la posibilidad de no usarlo si así lo deseamos pero, es un placer tocar con un amplificador con las válvulas calentitas y chisporroteantes, y oír como cada vez suena mejor según se van calentando. Considero este pequeño placer algo insustituible, aunque no sea fiel al tono exacto de la guitarra, bendita infidelidad! 🙂

La mejor forma que he encontrado de amplificar una guitarra de jazz es con un ampli con su micro y un micro de condensador para la guitarra, para recoger el sonido acústico. Por desgracia eso no siempre puede ser cuando tocas en directo.

Un saludo.

Responder

muchas gracias por el elogio; yo soy un mero aficionado y viniendo de alguien que toca a ese nivel lo considero un cumplido increíble. Sobre lo de las válvulas, es cierto que tienen una calidez especial y la idea de poner un micro para recoger el sonido acústico de la guitarra me parece muy buena siempre y cuando la guitarra suene «algo». Yo toco con una Yamaha aex 1500 que sí que suena bastante y la otra es una Greco Fa 80 (igual que una Gibson 175) que es con la que he grabado el blues. esta guitarra casi no suena nada desenchufada pero sí que tiene un punto acústico que sería muy bueno poder reflejar en el sonido final. He visto que algunos músicos añaden un puente flotante con un piezoeléctrico (la Yamaha de hecho lo lleva y se puede mezclar la señal de la pastilla flotante con el piezo). Encuentro que esa combinación es perfecta para tener un sonido grueso pero que también sea rico en armónicos.

Además de los amplis estaría también la cuestión de los altavoces, otra variable más por si teníamos pocas cosas en las que pensar. El Eminence Beta, por ejemplo es un cono muy popular entre los jazzeros (lo lleva el Hendricksen) y sin embargo a mi juicio suena totalmente mudo. Hace tiempo tuve un ampli Carlsbro de transistores de los años 80 que montaba un cono Celestion GT 12-75, un altavoz típicamente metalero y sin embargo sonaba a gloria, con un sonido jazzero maravilloso, con cuerpo y lleno de detalles.

saludos y gracias de nuevo por este blog tan bueno

Responder

Al ver el ampli en la realidad pude comprobar de que es más pequeño de lo que parece 🙂

Responder

Q opinión tienes de los Polytone? Nunca he podido probar uno.
En concreto, el Mega Brute q te parece?
Muchas gracias.

Responder

Hola kramzz.

Los Mega Brute y los Mini Brute son practicamente el mismo amplificador, solo que el Mega tiene el altavoz y la caja más pequeña, por tanto pesa menos, siendo más fácil de transportar. El circuito es el mismo, o al menos los mandos.

Yo estoy acostumbrado a tocar con un Mini Brute III con altavoz de 15″ y cuando he probado el Mega Brute, que lleva un 8″, se me ha quedado un poco corto. Pero suena muy bien.

Aquí puedes leer sobre el Mega Brute: http://www.polytoneamps.com/catalog2.html

Y aquí una review que hice sobre el Mini Brute III: https://guitarrasdejazz.com/2014/04/07/polytone-mini-brute-iii/

Saludos y bienvenido.

Responder

Muchas gracias por tu respuesta. Estoy entre un MegaBrute y un Henriksen 110
Tu review del MiniBrute es excelente. De las mejores sobre este ampli.
Gracias de nuevo. Encantado de passr por aquí y encontrar gente como tu.

Responder

Vaya, que casualidad, precisamente ese ampli, el Henriksen 110, es el que tengo entre manos para hacer una review. No se cuando la publicare porque llevo varias a la vez, pero en breve estará lista. Te adelanto que es uno de los amplificadores que he probado que más respeta el tono original de la guitarra, no colorea el sonido en absoluto. Un gran ampli sin duda.

Saludos.

Responder

Que me dices de los Roland cube, sorprendentes para jazz y baratos!

Responder

hola, ve nuevo un saludo desde ya hace un tiempo. que me dices de los roland cube, buen sonido y baratos. yo que ya he tinido de todo, estoy sorprendido.
porcierto, he visto el nuevo cabezal de mesa boogie 25 y es fantastico. tambien he visto tu anuncio de lonestar, buen aparato, tambien he probado el rivera suprema 25 pero no me ha intersado…

Responder

Hola Manuel!

Los Cube de Roland son sorprendentes para el precio que tienen, aunque los agudos me resultan un poco fríos, como demasiado digitales. Un cambio de altavoz les suele sentar muy bien, pero claro, comprar un amplificador de 250-300 euros para cambiarle el cono y gastar 100 euros más… no todo el mundo lo haría, y con razón.

Casualmente tengo ahora en casa un Roland Cube de 40 vatios de los 80, esos de color naranja, el antepasado de los Cube nuevos y con un sonido muy parecido al Jazz Chorus. Estos Cube suenan mucho más cálidos que los nuevos. Le acabo de colocar un Eminence Delta Demon, un altavoz muy apropiado para jazz y blues y no veas como ha cambiado. Creo que al Cube nuevo también le sentaría bien este altavoz, aunque se ha dejado de fabricar pero todavía hay en las tiendas.

En unos días publicaré una nueva review, después del veranito, que me ha mantenido muy ocupado.

Un saludo.

Responder

hola , por aqui de nuevo. que me dices del roland cube? buen precio y buen sonido

Responder

perdon por las duplicaciones

Responder

y que me dices de añadir un bafle externo con ese altavoz?. he visto que los de henriksen y jazzkat llevan un eminence bass lite…

Responder

No se si vale la pena cargar luego con combo y bafle externo para sonar solamente por el bafle externo, porque es eso lo que planteas, verdad?

Responder

buen comentario, gracias

Responder

estoy mirando un cube 80 de segunda mano y buscare un altavoz…gracias por el consejo

Responder

mis prioridades son buen sonido y minimo peso! por eso miro el nuevo mini head de mesa boogie mark 25, 8 kg y un buen clean channel, inconveniente , su precio. a comparar con el cube con un altavoz adecuado. descarto polytone por falta de variedad de sonidos.

Responder

Cuidado con la supuesta versatilidad de los Mesa. Yo tuve un Mark IV, que todo el mundo coincide en que es un ampli ultra versátil, y si, versátil es, pero para tocar cualquier tipo de rock. Lo tuve más de un año, me hizo su papel tocando muchos tipos de música con grupos diferentes, pero no conseguí sacarle un sonido decente para jazz.

Responder

yo tambien he tenido un mark IV. Posiblemente uno de los amplis que me han dado mas satisfacciones, excepto con el peso. por eso lo vendi. tambien es verdad que entonces el jazz no era mi prioridad. Imagino que con el lonestar pasa algo parecido.
He probado el head mark 25 y me gusto mucho con un bafle mesa slant mini de unos 14 kg todo por unos 2000€ en andorra. aun no me he decidido. Por ello , la comparacion con el cube….
Tengo que decir que tengo un jazzkat phatkat 135w del que tambien estoy contento. Para casa el jazzkat de pizzarelli con altavoz de 10 es estupendo.
buenas noches

Responder

Si, aún me acuerdo de la cara que puso un amigo que se ofreció voluntario para llevarme el Mark IV hasta el coche cuando lo agarró y no se movía del suelo. Lo vio pequeñito y se llevó una sorpresa jajaja.
El Lone Star Special es otra cosa. No pesa tanto ni de lejos, solo 27 kg. que no es nada comparado con el otro. Además tiene un sonido muy cálido y es fácil encontrarle un buen sonido con una archtop, aunque realmente no es lo suyo. Es lo más parecido que he oído a un Fender Blackface de los 60. Mejor lo vendo y compro algo que me sirva, o me voy un mes de vacaciones, ya veremos.

Una cosilla. Cuando escribes algo en este blog no se publica inmediatamente, tengo que aprobarlo para que aparezca publicado. Es una medida anti spam. Por eso no ves tus mensajes cuando los mandas.
He visto que has escrito el mismo mensaje varias veces e imagino que será porque piensas que no se ha publicado 🙂

Un saludo.

Responder

Hola,

Muy interesante el blog. Soy aprendiz de guitarra jazz y dudo entre el Roland Jc 22, el 55 y luego el DV Mark Litlle jazz. En realidad es para tocar en casa únicamente. Qué opina? O alguna otra recomendación?

Un saludo

Responder

Hola Xavi.

Entre esos que me citas yo me quedaría con el Little Jazz sin dudarlo. En ese rango de precios no hay ninguno que le haga sombra.

Un saludo y bienvenido.

Responder

Continuando con mi anterior email, toco con una guitarra Ibanez PM35 (modelo de China), creo que la misma del test review y no uso nunca distorsión.

Responder

Hola Pablo,

Muchas gracias por tu respuesta. Si no tenemos el tema del precio en cuenta, cual crees que sería más adecuado para tocar en casa? Por ejemplo el Henriksen que has probado me parece super interesante pero 120 W me parece demasiado para regularlo al volumen de practica tranquila en casa (que es mi idea).

Otra pregunta independiente: qué te parece el Fender Blues Junior Lacquered Tweed (12 pulgadas) para jazz?

Un saludo desde Munich,
Xavi

Responder

Para tocar solo en casa: Little Jazz; bueno, bonito y barato. Además, a tu PM35 le va a sentar bien quitándole un poco de esos agudos que le sobran. Es un ampli muy oscuro y con pocos agudos.
Por cierto, en breve subiré una review sobre el Little Jazz, no te la pierdas 😉

El Blues Junior no me gusta para jazz, aunque usarse se puede usar, como cualquier otro. En general no me gustan los Fender para jazz, he tenido unos pocos y solo me convence el Deluxe Reverb.

Un saludo.

Responder

Con la guitarra que tengo Ibanez PM-35 crees que para tocar jazz le va mejor el Roland JC-22 o el DV Little Jazz? Muchas gracias!

Un saludo,
Xavi

Responder

Te lo acabo de decir, el Little Jazz.
Ahora, tu prueba los dos y luego te compras el que más te guste.

Responder

Ok, es que no me quedaba claro si lo decías por precio porque el Litlle Jazz es más barato, queda claro ahora.

Responder

Seré más explicito.
La verdad es que los Roland JC nunca me han gustado demasiado, son muy chillones. El Little Jazz es mucho más apropiado para una guitarra de caja y no tiene nada de chillón, más bien lo contrario.
Estos dos amplificadores se podría decir que juegan en la misma liga, son de un nivel parecido, euro más euro menos.
La comparación entre Henriksen y DV Mark Little Jazz no es justa. Henriksen fabrica amplificadores profesionales y por consiguiente tienen una potencia suficiente como para dar la talla en cualquier situación comprometida. También tiene más calidad de sonido y claro, cuesta tres veces más.
Para tocar solamente en casa, con todas las limitaciones que ello conlleva, me parece más razonable DV Mark que Henriksen, independientemente del precio. Con el Henriksen (120 W de potencia) tendrías que tocar al 0’5 de volumen y el altavoz (Eminence Beta 10A de 250 vatios!!) prácticamente no se mueve a ese volumen, no empuja el aire.
Al pequeño Little Jazz, con una potencia de 50 W, le podrás subir el volumen bastante más, y además tiene un cuadro de mandos muy completo con bastantes cositas útiles para estudiar en casa.
Y ya está. Por supuesto, esa es mi opinión, nada más.

Un saludo.

Responder

Muchas gracias por tu aclaración. Pues ayer llegó el DV Little Jazz a la tienda y pude probarlo con la PM-35 y el sonido es….espectalular! sin pensarlo me lo llevé para casa. Suena muy bien, un tono muy cálido y con mucho cuerpo. En casa lo he probado y a un 40% de volumen suena de fábula, la reverb al 20% suena muy bien también (es digital). Hace unas semanas probé el JC-22 en otra tienda y la verdad es que para jazz creo que el sonido, al menos con mi archtop y para mi gusto, es muy superior con el DV. De hecho hace años tenía un JC-120 y la verdad que nunca había sacado un sonido tan cálido como con el DV. Así que 100 por 100 de acuerdo con tu opinión sobre la comparativa. Espero a ver tu reseña sobre el DV.

Muchas gracias por tu ayuda,

Un saludo
Xavi

Responder

Es que no hay nada como probar antes de comprar jejeje

Un saludo y que lo disfrutes.

Responder
A %d blogueros les gusta esto: