Saltar al contenido
Guitarras de Jazz

Cort LCS-1 Larry Coryell Signature

noviembre 22, 2014

Seguimos con otra guitarra de generosas dimensiones, una hermosa culona, rubia, de 17 y asiática. Aunque parezca que estamos hablando de otra cosa, se trata de esta pieza:

Cort LCS1 - Portada

La prolífica compañía coreana Cort es la responsable de esta archtop hermosota, uno de los primeros modelos signature que hicieron. Fue diseñada contando con la colaboración de Larry Coryell, el guitarrista que la firmaría. Estéticamente está inspirada en la Gibson L5, aunque no se debe caer en la tentación de compararlas, no sería justo dada la gran diferencia de precio.

Afianzados en la construcción de guitarras de gama baja-media, Cort ofrece de vez en cuando alguna perla, como es el caso que nos ocupa, aunque actualmente ya no se fabrica.
En la construcción de una archtop, aunque sea de maderas laminadas, hay ciertos pasos que son necesariamente trabajosos y parece que en esta ocasión decidieron que, ya puestos, iban a hacer las cosas bien, aunque no les duró mucho el arrebato. La LCS-1 fue reemplazada por la LCS-2, una versión más económica, también discontinuada y sucedida por el modelo Yorktwon, el único modelo de caja (media caja) que tienen ahora en catálogo.

Imagino que la supervisión de Larry Coryell sobre un modelo que iba a llevar su nombre también influiría en gran medida, ya que si iba a llevar su firma no querría que fuese un adefesio de guitarra. Esta es, o debería ser, una de las garantías de los modelos signature, que un guitarrista famoso se juegue su reputación al unir su nombre a una guitarra. Aunque lo de jugarse la reputación creo que es demasiado decir.
Este podría ser un interesante tema para tratar en profundidad, los modelos signature con sus contratos de exclusividad, pagos de tentadoras cantidades de parné por el nombre, etc.

La verdad es que no he visto nunca a Larry Coryell tocando con esta guitarra, hasta el modelo con el que sale posando, en las fotos de promoción que se hicieron en su día, tiene la pala diferente. Da que pensar, aparte de que este hombre cambia más de guitarra que de calcetines… En fin, vamos al grano, que me lío.

 

CÓMO ES

Esta es una archtop de las grandes, bueno no, las grandes de verdad son las de 18″, pero eso ya es otro mundo. Además de ser de 17″ tiene un ancho de caja de 9 cm., tamaño equivalente a una acústica jumbo con algo menos de profundidad. Como ya he dicho otras veces sobre este tamaño de guitarras, no es aconsejable para guitarristas pequeñitos, entre los que me incluyo, simplemente por una cuestión de comodidad.

Si buscamos datos concretos sobre este modelo en la red, terminaremos más confundidos que informados. Hay muchos datos contradictorios en la información que dan los vendedores, principalmente sobre la tapa y el diapasón.

En algunas tiendas que aún la tienen a la venta, dicen que la tapa es de pícea maciza, pero no es cierto. La tapa es de pícea, pero laminada de cinco piezas, como se puede apreciar en esta foto:

Foto del corte de la tapa

Al mirar el interior de la guitarra por el hueco de la pastilla, me quedé con un detalle que no me gustó. El taco de refuerzo que lleva debajo del mástil, en el interior de la caja, es de tres piezas encoladas. Esta es una buena forma de aprovechar los trozos pequeños de madera que se van a tirar, pero me parece algo cutre, podrían usarlos para la calefacción, por ejemplo.

FOTO DEL TACO DE MADERA INTERNO

Los aros y el fondo son de arce, laminado también, con un rizo muy llamativo en la lámina que queda a la vista, que la verdad, le da un aspecto impresionante. El binding que bordea toda la caja y las efes es de color crema y queda muy bien con la madera al natural, muy cálido.

Foto del binding

El puente flotante es de palosanto y está compensado para la tercera entorchada. La base del puente tiene más o menos la curva de la tapa, pero no termina de ajustar bien, no se le ha hecho el lijado correspondiente. Al estar las cuerdas puestas no se nota pero cuando está sin cuerdas se ve claramente que no se acomoda bien en la tapa, no hace un contacto pleno. Tiene un par de incrustaciones a los lados que pueden recordar al puente de la L5, pero con otro motivo.

Justo debajo del puente hay una pegatina que indica donde tiene que ir. Es bastante inútil y es la primera vez que lo veo.

FOTO DE LA PEGATINA DEL PUENTE

El cordal es metálico, lo veo desproporcionadamente pequeño para tanta guitarra. No obstante, cumple su función, se enganchan bien las cuerdas y hace contacto con el cable de masa. ¿Qué más se le puede pedir a un cordal? Pues eso, que sea más grande.

Foto del cordal y puente.

Aproveché que tenía desmontada la guitarra para limpiar el cordal. Tenía una pátina mate sobre el dorado y mataba todo el brillo. Usé lana de aluminio de la más fina y el resultado fue espectacular. Es lo mejor para limpiar cromados o dorados sucios, pero eso sí, tiene que ser de la más fina, con otra más gorda el resultado puede ser desastroso.

En esta foto del cordal se puede ver la “C” a medio limpiar.

FOTO DE LA C DEL CORDAL

La guitarra tiene golpeador aunque no sale en las fotos, su dueño se lo quitó porque no le gusta. No me extraña, a pesar de ser de madera, estar hecho a mano y tal y tal, es horroroso.

El lacado está hecho con poliuretano pero es una capa bastante fina, que deja ver el relieve de la veta en la tapa. El acabado es impecable, por mucho que la he mirado no he encontrado ni un fallo.

El mástil es de arce, con forma de “C” fina, demasiado fina a mi gusto. Es de dos piezas, una pieza que va desde el “tacón” hasta debajo del traste 2º y ahí está encolada otra pieza , la de la pala. A este curioso sistema los llaman “scarf joint” y sirve para darle el ángulo necesario a la pala. Como no lo sé explicar mejor os pongo una foto:

scarf joint

FOTO DEL SCAFT JOINT DE LA CORT

A mí no me termina de gustar, pero por una cuestión estética. La seguridad de este sistema es absoluta y teóricamente hace las palas más resistentes a las roturas por caída y por supuesto, por donde se ha encolado, si está bien hecho, no se va a romper en la vida.

El diapasón es de palosanto, no ébano, como se puede leer en alguna ficha técnica de esta guitarra. El palosanto de esta en concreto es tan negro que podría pasar por ébano, pero el poro lo delata. Los trastes son tamaño medium jumbo y podrían estar mejor acabados en los cantos, aunque no llegan a molestar. Es de tiro corto, de 24 3/4″.

FOTO DEL DIAPASÓN

Después de ajustar la altura de las cuerdas al límite para evitar trasteos, se ha quedado una acción decente, en el traste 12º la altura es de 1’55 mm. en la 1ª y 1’85 mm. en la 6ª.  Esta separación, usando unas cuerdas de calibre grueso 0’013-0’056, como las que calza ahora esta guitarra, puede resultar un poco dura para el que no esté acostumbrado, aunque yo estoy acostumbrado y las he pasado canutas para grabar el vídeo que pongo al final del post. Si os fijáis veréis que dura menos de lo que suelen durar los vídeos que cuelgo aquí, y es que me rompía la mano! Creo que el mástil tan fino es el culpable.

La pala es original de Cort. Lleva binding y la firma de Larry Coryell en el centro. Como dije al principio, la guitarra con la que posa Larry Coryell en las fotos de promoción, tiene la pala diferente. ¿Tendrá más partes diferentes? Nunca lo sabremos.

Las clavijas son genéricas y tienen las típica palometas tipo tulipán, funcionan con suavidad. La cejuela es de plástico negro baratero y las cuerdas no se deslizan bien.

 

ELECTRÓNICA

En esta ocasión Cort tiró la casa por la ventana y colocó un par de buenas humbuckers, unas Seymour Duncan, SH2 (Jazz) en el mástil y SH4 (JB) en el puente, con una salida de 7’7 K y 16’4 K respectivamente. En contra de lo que pueda parecer, su volumen no está tan desproporcionado como en el papel.

FOTO DE LA PASTILLA DEL PUENTE FOTO DE LA PASTILLA DEL MÁSTIL

Esta es una combinación típica que funciona muy bien en guitarras sólidas, pero en una archtop de este tamaño no le encuentro el sentido.

Las dos pastillas llevan imanes de alnico V. Tienen bastantes agudos y además me resultan un poco rudas. Se hace imprescindible el uso del pote de tono para obtener un sonido cálido y jugando también con la ecualización del amplificador se pueden alcanzar resultados convincentes.
Me ha llamado la atención que al bajar el tono de la pastilla del puente, reducía drásticamente el volumen. No es normal.

Los dos volúmenes y tonos son Alpha de 500 K y no llevan condensador. El cableado es bastante pulcro y va todo pegado a la tapa, para que no se vea.

 

Lleva la masa conectada al cordal y no hace el más mínimo ruido.

 

CONCLUSIONES

Me he encontrado muy incomodo al tocar esta guitarra, no solo por el tamaño de la caja, también por el mástil delgado y el sonido duro. El tamaño de las guitarras es como el de los zapatos, tienes que probarla y te tiene que venir bien, no basta con que te guste como suena y te parezca bonita.

El sonido se puede arreglar tirando de tono o a las malas poniéndole otras pastillas más apropiadas, pero las medidas no tienen solución, tiene que gustarte tal como es.

Tiene un acabado espectacular y salvo pequeños detalles que se podrían mejorar, como el hueso, no hay por donde pillarle un fallo, y la he revisado con lupa.

Se la recomendaría al guitarrista grande (de tamaño) que esté empezando con las archtop y le gusten los mástiles finos y las cajas grandes.

 

DATOS TÉCNICOS

  • Caja: 17″ (43’18 cm.). Tapa de pícea laminada, aros y fondo de arce laminado.
  • Ancho: 3’5″ (89 mm.)
  • Mástil: Arce
  • Diapasón: Palosanto con incrustaciones en paralelogramos.
  • Escala: 24 3/4″ (628’5 cm.)
  • Radio: 12″
  • Clavijas: Genéricas.
  • Trastes: 20 semi-jumbo
  • Pastillas: Seymour Duncan SH2 y SH4.
  • Controles: 2 Volúmenes, 2 tonos, switch de 3 posiciones para cambio de pastilla.
  • Puente: Flotante de palosanto.
  • Cordal: Metálico, de diseño propio, con la “C” de Cort.
  • Peso: 3’25 Kg.

 

 

Unas fotos. Aprovechando que hacía un día esplendido salí al parque a fotografiar la guitarra sobre fondo verde. Esto hace que a veces, en algunas instantáneas, se vean reflejos verdes que pueden engañar. La guitarra no es verdosa.

Cort LCS 02 Cort LCS 03 Cort LCS 04 Cort LCS 05

Cort LCS 07 Cort LCS 08 Cort LCS 09 Cort LCS 10 Cort LCS 12 Cort LCS 17 Cort LCS 22 Cort LCS 23 Cort LCS 24 Cort LCS 25 Cort LCS 28 Cort LCS 29 Cort LCS 30 Cort LCS 31 Cort LCS 32

Cort LCS 26 Cort LCS 16 Cort LCS 06

Cort LCS 27Cort LCS 14Cort LCS 15

 

VÍDEO

Grabado con micro SENNHEISER e906. directo a la tarjeta de sonido Edirol FA-66.

Sonido sin procesar.

Audio en MP3, a 192 kbps. Es aconsejable escucharlo con auriculares, si no tienes unos buenos altavoces en tu PC.

El amplificador usado para esta prueba es un Roland Jazz Chorus 55.

 

Gracias a…

Miguel Angel “Monda” por volverme a confiar su guitarra, eso si, te la devuelvo brillante 😉

 

Y esto es todo por hoy. Ser muy buenas personas y hacer buena música, que falta le hace a este mundo.

 

Salud y bolos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comentarios (18)

Buen review, buenas fotos e interpretacion. Como siempre , la guitarra no es lo mas importante. Yo si he vidto a Larry Coryell tocandola en un festival de jazz en Barcelona. Recientemente lo he visto con una Framus.

Responder

Por cierto, he comprado una Peerless New York con pastilla Shadow, usada , por un precio razonable recientementa y estoy encantado. Comparable en playability con guitarras seis veces mas caras

Responder

Hola Manuel.
Vi anunciada esa guitarra en guitarrista.com, ese modelo con pastilla Shadow y a muy buen precio, debe ser la misma. Fue una tentación, menos mal que te la llevaste pronto, cuando veo esas cosas sufro mucho jaja. Hiciste buena compra.
Tienen muy buena prensa las Peerles pero no las conozco, no hay muchas por estos lares.

¡Que la disfrutes!

Responder

Gracias, la pastilla Atila Zoller me recuerda las antiguas framus que fue mi segunda guitarra. estaba reservada cuando la vi, pero fallo el comprador. tengo una Heritage Golden Eagle y desde luego son diferentes, pero se disfruta por su excelente facilidad de toque y sonido balanceado de jazz.
saludos

Responder

Hola Manuel. Desde hace mucho tiempo ando con curiosidad por esa pastilla, igual me puedes dar una opinión; en concreto estoy pensando en hacerme con una pastilla flotante para sustituir la que trae de serie mi Yamaha aex 1500 Martin Taylor. Esta guitarra tiene la cualidad de poder mezclar la pastilla con un piezo que trae bajo el puente, lo cual hace que tenga un sonido muy acústico, casi como una dreadnought (el sonido característico de Martin Taylor). El caso es que la guitarra, que considero excepcional en muchos sentidos, sin embargo creo que su punto más flojo es la minihumbucker flotante que trae. Había pensado en esta Shadow Attila Zoller y he leído críticas estupendas de ella, pero lo cierto es que no he tenido la ocasión de probarla. En concreto lo que me gustaría es un sonido con un rango tonal muy amplio, que resalte desde los graves profundos hasta los agudos, es decir, que no sea la típica pastilla con sonido gordote pero oscuro. En resumen, no quiero alterar las características de tono de la guitarra, sino mejorarlas en la dirección para la que esa guitarra estaba diseñada. saludos y gracias

Responder

Hola, en mi opinion con una pastilla tipo jazz , en concreto la Atila Zoller, no es de un rango dinamico extenso. Mas bien te da un sonido tipo Barney kessel, mas intenso en medios que agudos. ademas para mi, si da demasiados graves, puede ser molesto. Para lo que buscas deberias probar otro tipo de pastillas. Tambien puede influir bastante la distancia de las cuerdas a la pastilla. Mas cerca, mayor respuesta pero menor rango dinamico.
Bueno, no se si te he ayudado.

Responder

buenos días
escuchando el vídeo con auriculares percibo que la guitarra tiene un sonido un tanto crudo, poco sedoso. Puede ser por el ampli que quizá no es la mejor combinación para esa guitarra y seguramente también son las pastillas. Sería interesante conocer las características de tono sin enchufar para ver si con otro tipo de pastilla mejoraría. Las SD jazz, pese a su nombre creo que tienen poco de jazzeras. Yo tengo una SH2 puesta en el puente de una Epiphone Sheraton II japonesa de 1983 y suena de maravilla mezclada con la MMK75 que tengo en el mástil; hice este cambio porque las dos humbuckers de la epi sonaban casi igual y no había diferencia entre usar una u otra. La Sd es una pastilla que acentúa los medios y agudos con un toque entre acústico pero con un punto como si el ampli saturase un poco. Es un sonido peculiar e interesante a veces, seguramente más apropiado para tocar estilos más modernos o blues, etc, con saturación dan un sonido muy rico en armónicos, pero definitivamente no usaría esta pastilla en posición de mástil para un sonido clásico de jazz (tipo Gibson classic 57) y mucho menos en una archtop. Por otro lado, el tema de las dos pastillas en guitarras de caja cada día lo veo con menos sentido sabiendo que además resta sonoridad a la tapa armónica. Me pregunto qué tal sonaría esta guitarra con unas Gibson classic 57. Por último, parece que esta guitarra está en la onda de la ya comentada en este foro Ibanez Pat Metheny. Siendo esta Cort una guitarra muy bonita estéticamente, creo que la Pat Metheny en ese rango de precios es una guitarra mucho más conseguida.

Responder

Hola!

Disculpa la tardanza en contestar, pero ando escaso de tiempo.

Usé el Roland Jazz Chorus porque no tenía otro ampli en casa el día que grabé el vídeo, de todas formas ya había probado esta guitarra con el Polytone y con el Koch y también sonaba dura. Definitivamente es cosa de la SH2 Jazz que, como todo lo que lleva la coletilla de “jazz”, no suele ser lo más apropiado para tocar este estilo. Posiblemente colocándole unas Classic 57 sonaría mejor, pero a mi me parece que comprar una guitarra de más de mil euros para cambiarle las pastillas… no es plan, mejor comprar otra a la que no haya que cambiarle nada.

Responder

Parece claro que a una guitarra de ese precio hay que pedirle que esté bien tal cual viene. Igual a su propietario le parece perfecta, lo cual me lleva a la siguiente cuestión y es si necesitamos más de una guitarra. Los guitarristas tendemos a probar demasiado, a coleccionar. Lo puedo entender en alguien que vaya evolucionando su gusto y su lenguaje hacia otros sonidos o quien necesite una paleta sonora mayor (acústica, nylon…), pero si hablamos de una guitarra de jazz debería haber una guitarra que nos viniera bien, ese santo grial de instrumento perfecto para cada uno que parece que nunca encontramos. Peter Bernstein dice que solo tiene un par de guitarras a diferencia de Metheny que hace bastantes años ya comentaba que tenía más de cuarenta. Tuck Andress toca con dos Gibson L5, una para darle tralla de giras y la otra para ensayar y grabar; no sé si tiene más instrumentos, pero parece que ha encontrado su guitarra perfecta. En resumen, ¿que hay que hacer para encontrar esa media naranja?

saludos

Responder

Esa tendencia que tenemos los guitarristas a acumular guitarras, es porque son pequeñas y relativamente baratas. Si nuestro instrumento costara y ocupara lo mismo que un contrabajo o piano, otro gallo cantaría.

Creo que para encontrar “esa media naranja” basta con que nos plantemos y dejemos de comprar. Hay una cosa que es bastante obvia y que seguramente todos sabemos o sospechamos: no vamos a tocar mejor por mucha guitarra que tengamos. Esto es una realidad y admitirlo nos puede ayudar a salir de esa vorágine consumista que nos devora y confunde (pffffff).

A veces añoro aquella época en la que solamente tenía una guitarra española malucha y la estaba tocando todo el día.
Menos es más.

Saludos.

Responder

gracias Manuel. trataré de probar esa pastilla antes de decidirme
saludos

Responder

Hola Manuel, gracias por tu review. Una pregunta (si puedes): yo estoy empezando ahora con el Jazz y estoy buscando una guitarra buena bajo de 1000 euro nueva (500-600 usada). Me gusta el sonido calido y envolvente y estoy indeciso entre la LCS1 y la PM35 (o PM2). No puedo provar ninguna de las dos porque donde vivo no se encuentran estas dos guitarras. Leyendo tu review me parece que la Ibanez PM35 o la PM2 estan bastante mejor. Es asi?
Has provado nunca la Ibanez AG96? Que piensas de ella?
Gracias
federico

Responder

Posiblemente nuestro anfitrion te pueda asesorar mejor que yo. Para mi, cualquier Ibanez o de caja es buena para empezar. Tambien Peerless de segunda mano, Cort, Greg Bennet, etc.. Pruebala, que te guste a ti, cordaje no muy alto, sonido que tu hayas oido y te guste. Ampli adecuado para jazz no muy caro tipo Roland, algunos fender,…

Responder

Hola Federico.

Si te gusta el sonido cálido y envolvente, la LCS1 no es una opción.
Con la PM35 si que puedes conseguir ese tono pero cerrando el tono a la mitad más o menos, con el tono abierto del todo es muy estridente. Dentro de su gama de precios me parece de las más recomendables.
No he probado la AG96 pero sí que he catado alguna de la misma serie (Artcore) de gama algo superior y la verdad es que no me han terminado de convencer. Aunque el sonido no era malo, el tacto del mástil y la sensación al pisar las cuerdas no trasmitía calidad, más bien lo contrario. No me llegué a sentir cómodo con ninguna de las Artcore que probé.

Saludos.

Responder

Hola Manuel
muchas gracias por tu respuesta (y perdona las faltas en español). Estoy todavia buscando mi guitarra jazz preferida. Me parece entender que la PM35 (o la PM2AA) seria una buena opcion y he visto que se puede comprar usada por 450 euros (mas o menos). Me pregunto si no tendria mas sentido doblar esta cifra (legando alrededor de los 1000 euros) y comprar una guitarra usada de calidad superior.

Modelos que me parecen interesantes son la PM 100, la PM 120 y la PM 200 o algunas Eastman (AR 503, o AR 610 o AR805) y Peerless (la Monarch o la Jazz City). No potendo compararlas directamente es una decision para mi muy complicada.

Ten cuenta que yo tengo una Gibson Howard Roberts Fusion III y que me gustaria encontrar una guitarra muy jazzera y que complemente bien la Gibson. En este sentido estoy considerando tambien guitarras como la AR 610 o 805 o la Monarch que sean “solid wood” o que tengan la tapa de madera.
Has provado nunca algunos de estos modelos? Tienes otras sugerencias sobre guitarras jazz que (usadas) cuesten alrededor de 1000 euros?
Esto me aiudaria bastante para restringir la busqueda.
Muchas gracias en antelacion (y Felices Fiestas).
Ciao
Federico

Responder

Federico
Para hacer jazz lo puedes hacer con la howard roberts fusion. perfectamente. Yo tuve la Howard Roberts de caja pero con un mastil demasiado estrecho para mi.
si lo que quieres una guitarra con caja por 1000€ es otra cosa
A mi me gustan las Ibanez sobre todo las de alta/media gamma. yo tengo una ibanez AM200 sin caja grande, que me gusta para jazz. La Ibanez Pat Metheny supongo esta bien aunque yo no la he probado, por unos 700€. Supongo que alguna Epiphone Joe Pass puede estar bien. Tuve una ibanez george Benson de caja pequeña que tambien va bien, unos 1500 usada
Las buenas de caja grande son las carved pero de vas de 2000€ para arriba. Las laminated son mas baratas pero como electricas y una buena pastilla van bien . Ejemplo Gibson 175 para mi muy cara para lo que es. Recientemente he comprado una Peerless New York con pastilla Shadow de Atilla Zoller por unos 600 € que me gusta mucho pero que no puede compararse con una Heritage Golden Eagle carved que vale de 2500€ para arriba.
He tenido varias Gibson de caja, todas caras que he ido vendiendo.
Puedes encontrar alguna Heritage fabricada por los ex gibson algo mas baratas a partir de unos 1500€ usada
Si no, Ibanez de caja laminada , yo he visto tocar a muy buenos guitarristas de jazz con las que valen unos 700€
Solo te puedo hablar de mi experiencia , no soy un experto en las que no he probado a fondo

Responder

Si se es, grande, se sugiere mejor usar caja grande con mastiles delgados… es lo mejor

Responder

Buenas, me he encontrado con una guitarra como esta pero no es de Cort, es de Tanglewood. He intentado buscar información por internet de ella pero lo único que encontré es la pagina del folleto de esta marca de mayo de 1998, donde aparecen estos datos:
Cuerpo: tapa de pícea, lados y parte posterior de arce flameado.
Cuello: arce
Puente: puente de palisandro con cordal

Yo tenia entendido que las LCS de Cort empezaron a comercializarse en 2004 y al encontrar esta y buscar información parece que antes de Cort se comercializo como Tanglewood en 1998. Seguramente la fabrica es la misma porque ambas están hechas en Korea, pero puede que los materiales y la forma de fabricarlas cambiasen. Estoy desconcertado porque nadie habla de este modelo de Tanglewood en ningún foro.
Cuando pueda la voy a examinar como has hecho en este post y os digo algo.
Pero si hay alguien que pueda aportar algo de información seria interesante resolver el misterio.

Salud a todos.

Responder
A %d blogueros les gusta esto: