Saltar al contenido
Guitarras de Jazz

Höfner New President

marzo 4, 2014

Hoy vamos a ver una belleza del norte!

Portada

Esta es una archtop manufacturada en Alemania, donde hay una gran tradición en la construcción de este tipo de guitarras, de hecho Hofner lo lleva haciendo desde los años 50.

El modelo New President es el nietecito del clásico “President”, una guitarra mítica en la historia de las guitarras de jazz europeas. Está trabajada cuidando el detalle y es un instrumento realmente muy bien acabado y con una imagen impresionante.

Esta guitarra está construida en el año 2003. A partir del año 2000 empezaron a poner una letra delante del número de serie de la guitarra, que se encuentra en la etiqueta interior, correspondiendo la “A” al 2000, “B” al 2001, etc. En la misma etiqueta está la firma de Hubert Kaa, uno de los luthieres con más experiencia de Hofner, ya que trabaja con ellos desde 1979, aunque realmente solo es el encargado de supervisar el resultado final y hacer los últimos ajustes, no la construye entera él solo. La guitarra está manufacturada por una pequeña cadena de trabajadores y pasa por pocas manos, quiero decir con esto, a pesar de ser una guitarra construida en una fábrica no se puede considerar que haya sido hecha en serie.

Firma Hubert Kaa

CÓMO ES

Como dije antes, esta guitarra gira cabezas por lo bonita que es y el buen acabado que tiene.

La tapa es maciza, de pino-abeto alemán AAA, altamente resonante. La pastilla flotante y los potes en el golpeador han permitido que la tapa quede libre de elementos pesados que le impida vibrar.

Para los aros y fondo han optado por el arce laminado con un ligero atigrado. No entiendo muy bien por qué han usado laminado ya que, en una guitarra en la que no han escatimado en materiales y dado su carácter acústico, lo más indicado habría sido arce macizo, pero bueno, ellos sabrán el por qué. Seguro que por rebajar el precio no ha sido.

El ancho de la caja es casi el mismo que en una guitarra clásica y esto la hace un poco aparatosa, a pesar de ser de 16″. Si tienes barriguilla cervecera es un poco incómoda, lo digo por experiencia, aunque te terminas haciendo a ella.

El cordal es de ébano y las cuerdas se enganchan en una pieza metálica que lleva debajo y que va conectada a masa, por lo que no hay ruido de fondo. Puente compensado en la segunda cuerda, de ébano, muy bien pulido y muy brillante. El golpeador también es de ébano y bastante grueso (7 mm.), ahí van los dos pequeños potes metálicos de volumen y tono.

En contra de lo que pensaba, la pastilla flotante no está unida al golpeador, si no que va dentro de un marco de plástico que está atornillado a la base del mástil. Este marco tiene cuatro pequeños tornillos que entran por los lados (dos arriba y dos abajo) y permiten ajustar la altura de la pastilla. Es la primera vez que veo este sistema y me parece muy práctico, ya que regular la altura de las pastillas flotantes cuando van unidas al golpeador es bastante aparatoso.

9

El mástil es de arce de una pieza, más bien fino.
La parte de la pala está reforzada con una voluta, esta sirve para darle un poco más de grosor a la parte más frágil del mástil, justo donde está el hueco para la cabeza del alma, por donde se suelen partir cuando reciben un golpe en condiciones. Los que tengais una Les Paul seguro que sabéis a qué me refiero.
Me gustan los mástiles con voluta, es una tranquilidad saber que tiene ese refuerzo.
El mástil se une al cuerpo en el traste 16, en lugar de en el 14, como suele ser habitual.

El diapasón es de ébano, con incrustaciones de nácar en forma de bloque y lleva binding color crema.
Los trastes son jumbo, cosa que me ha sorprendido por lo poco usual en este tipo de guitarras. Se supone que los trastes jumbo aumentan el sustain y el tono, aunque me parece una exageración otorgarles tantas propiedades a los trastes y además, suponiendo que las tengas, precisamente en esta guitarra no es nada aconsejable aumentar el sustain, por una serie de razones prácticas que expondré más adelante.

La cejuela es de hueso tallado a mano y las ranuras para las cuerdas son poco hondas, permitiendo el correcto deslizamiento de estas. Han quedado en el hueso algunas marcas de la lima que le dio forma, descuido imperdonable en una guitarra como esta.

La pala tiene la forma típica de Hofner, un acertado diseño que viene usando desde hace muchos años con algunas variaciones. En la parte frontal de la pala se ve el logo de Hofner incrustado en nácar y en el centro de la pala unas flores, también en nácar, a las que ellos llaman “lirios de los valles”. Es bonito.
La tapa del alma es de ébano y también lleva grabada la marca.

Las clavijas son Schaller con palometas de ébano, las mismas que llevo en mi Odeón.

El lacado está hecho con algo que ellos han llamado “laca sintética”, por mucho que he buscado sobre el material concreto, no he encontrado ninguna información adicional, en los catálogos solo dicen eso, “laca sintética”, seguramente será poliuretano pero no lo puedo asegurar. No obstante, parece que la capa es bastante fina y mirando la tapa al trasluz se puede ver el relieve de la veta.

SONIDO

Lo primero que me llamó la atención al tocarla fue el volumen que tiene sin enchufar, sonaba igual de fuerte que mi acústica! Con cuerdas de entorchado plano da un tono acústico muy dulce, pero con cuerdas de acústica debe sonar especialmente fuerte. Actualmente calza unas cuerdas de calibre  0’12-0’50 y al tacto está un poco dura pero muy equilibrada, se nota el tiro largo.

Al amplificarla tiene unos graves comprimidos, los medios definidos y los agudos nítidos y un poco chillones a mi gusto. Tiene un carácter marcadamente acústico, como es de esperar en una guitarra con pastilla flotante.

Me resultan un poco excesivos los agudos en las primeras cuerdas, sobre todo en el registro más agudo, del traste 7 en adelante (o sea, donde más tocamos) y hay que cerrar un poco el tono.
No obstante se puede conseguir un gran sonido con esta guitarra.

Tiene una tendencia a la retroalimentación que no nos permite descuidarnos en lo más mínimo. Hay que ser muy cuidadoso con el volumen y a la hora de elegir nuestra posición respecto al amplificador. Por eso decía antes que no se si interesa aumentar el sustain (con los trastes jumbo), ya que puede ser un inconveniente más que una ventaja.

No debe dar problemas dentro de un grupo de jazz en el que los volúmenes suelen ser más bien bajos.

ELECTRÓNICA

La pastilla es una mini humbucker flotante Hofner/Kent Armstrong, en la tapa está grabado en relieve  Hofner dentro del “diamante” (“Hofner Floating Diamond”) característico de la marca.

La salida de esta pastilla es más alta de lo que pensaba, al medirla con el multímetro me ha dado 9’17 ohm. Me parece demasiado para una guitarra de este tipo y creo que no favorece el tema de los acoples.
Es posible que esta pastilla sea la causante de los agudos excesivos, ya que he probado otras Kent Armstrong flotantes en otras guitarras totalmente diferentes a esta y el resultado era muy parecido.

En el golpeador están los mini controles de volumen y tono, son metálicos y oponen cierta resistencia, cosa que se agradece, al estar en un sitio tan vulnerable es fácil rozarlos sin querer con la mano y si están durillos no se van a mover.

Los cable que salen de los potes entran al cuerpo por la efe y quedan totalmente fuera del ángulo de visión.

…Y EL ESTUCHE!!

He decidido hacer un capítulo extra sobre el estuche porque es realmente espectacular, de los mejores que he visto.
Por supuesto está hecho a medida para esta guitarra y le viene como un guante.

Esta tapizado en vinilo color marrón parduzco, un tanto vintage, y da una imagen muy elegante, podríamos ir de esmoquin con este estuche de la mano y no desentonaría en absoluto… dato para los que vayáis a tocar de esmoquin.
Es duro como una piedra y no pesa. El interior está recubierto con espuma y polietileno de alta densidad, aislamiento térmico perfecto y protección total.

Dentro, en la parte de la pala hay un higrómetro, cosa nada común en estuches de guitarras eléctricas pero bastante frecuente en estuches de guitarra clásica de alta gama. También lleva un tubito humidificador, en el que se echa agua y una pequeña esponja que tiene en el fondo hace de receptora para que no se desparrame por la guitarra. Este tubito tiene un regulador para humidificar más o menos.

En zonas costeras, como donde vivo, no hacen falta humidificadores, más bien lo contrario, pero ahí está.

18

19

17

Es una pena pero el estuche no lo venden suelto, tiene que ser con la guitarra dentro.

 

CONCLUSIONES

Estamos ante un instrumento muy especial tanto en construcción como en sonido. Las archtop con pastillas flotantes tiene un claro objetivo, conseguir el sonido lo más acústico posible. Esto puedo gustar a unos más que a otros.

Las últimas tendencias van encaminadas a conseguir sonidos más “densos” y menos naturales. Si buscas eso es mejor que optes por una guitarra de tapa laminada y pastillas encastradas. Si te decides por un instrumento como este es porque tienes claro que buscas un sonido más natural, menos pastoso y con más definición.

Si además piensas gastar más de 3.000 euros, su precio actual, en una guitarra con pastilla flotante, esta puede ser una buena opción.

 

DATOS TÉCNICOS

  • Caja – 16″
  • Ancho – 9 cm.
  • Tapa – Pícea alemana.
  • Aros y fondo – Arce laminado.
  • Mástil – Arce de una pieza. Con Binding. Se une al cuerpo en el traste 16.
  • Diapasón – Ébano con incrustaciones en bloque de nácar. 43 mm de ancho en el hueso.
  • Trastes – Jumbo, 24 trastes.
  • Radio del diapasón – 12″
  • Clavijas – Schaller M6 con palometas de ébano.
  • Electrónica – Mini humbucker flotante Hofner/Kent Armstrong. Controles de volumen y tono.
  • Puente – Flotante compensado de ébano.
  • Cordal – Ébano.
  • Tiro – Largo, de 25 3/4″
  • Peso – 2’7 kg.

Unas fotos:

1 3

4

5

7

8

9

6

10

11

12

20

13

14

15

16

VÍDEOS

Para esta grabación he usado un amplificador Koch Studiotone.
Ha sido grabado con dos micros, un Rode NT2 y un Sennheiser e906 directos a la tarjeta Edirol FA-66.
La reverb es una Hardwire RV-7.
El sonido está sin procesar.
Es audio del vídeo es MP3 a 192 kbps.
Es aconsejable escucharlo con auriculares si no dispones de unos buenos altavoces en el PC.
El amplificador lo he ecualizado más bien grave, para sacar un buen sonido con esta guitarra. La ecualización ha sido: agudos 3’5, medios 5, graves 6.

En este vídeo podéis ver y oír la guitarra amplificada y con su sonido acústico sin amplificar.

La toma acústica la he hecho con el Rode NT2 solamente, situado frente a la efe inferior, a poco menos de un palmo. Ha sido normalizado a -1 db.

Esto es todo por hoy.

Espero que haya sido de vuestro agrado y que esta información os sea útil algún día 🙂

Salud y bolos!

GRACIAS A…

Mi buen amigo Pepe Casagrande Pérez que, muy generosamente, me ha prestado su Hofner unos días para que la podamos disfrutar todos.

Gracias Pepe!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Comentarios (11)

qué maravilla esta guitarra; hace tiempo que le tengo echado el ojo y la oreja. De todos modos, creo que este tipo de guitarras están hechas para tocar con cuerdas de bronce; no son tan agradables y cómodas de tocar como las de entorchado plano (al menos para mi gusto), pero con ese tipo de cuerdas se le saca todo el rango tonal a guitarras como esta.

Responder

Esta Höfner suena casi como una guitarra acústica, de volumen y timbre, si además le pones cuerdas de bronce… demasiado brillo para mi. Creo que con unas cuerdas de níquel puro de entorchado normal ya ganaría y seguiría sonando equilibrada al amplificarla.

También hay que tener en cuenta que esta archtop tiene una facilidad pasmosa para acoplarse. Hay una regla de tres que se cumple siempre o casi siempre: cuanto mejor acústica tenga sin amplificar, más fácil será que se acople al amplificarla. Si potenciamos el sonido acústico de la guitarra, en parte estamos sacrificando el sonido amplificado, ya que va a resultar difícil, por no decir imposible, tocar en situaciones que requieran un poco de volumen (grupos grandes, big band, etc), aunque tengamos monitores.

Saludos!

Responder

Ah! Y en breve presentaré la review sobre púas de la que te hable 🙂

Saludos!

Responder

con estas guitarras hay que tener claro lo que uno busca; no son para el típico sonido Joe Pass (175 + Polytone), sino más bien para sonidos más orquestales tipo Tuck Andress o Martin Taylor. Yo tengo precisamente una Yamaha Aex 1500 (Martin T), por cierto a tu disposición cuando quieras hacerle una review, y tiene ese timbre brillante que dices, incluso de forma exagerada. He probado a ponerle cuerdas de entorchado plano y no es lo suyo, he probado con las de níquel y tampoco; al final unas de bronce 0.10 – 0.47. suena casi como una flat top pero ese es su encanto. creo que cada instrumento tiene su voz y hay que aceptarla, por eso digo lo de tener claro lo que uno busca.

saludos codiales esperando con ansia el post sobre las púas

Responder

Tengo la suerte de ser propietario de una hofner new president y puedo asegurar que se trata de un excelente instrumento, tanto de construcción como de acabados. Quinta y afina de maravilla y su sonido de guitarra de caja me roba el corazón cuando la toco.

Tengo una gibson es 175 y me encanta como suena pero últimamente la hofner es la que viene conmigo a tocar.

Creo que cada vez hay más músicos que tocan jazz con guitarras de pastillas flotante, por algo será.

Lo que más valoro son sus graves que suenan a contrabajo y el sonido acústico le fauna dinámica difícil de encontrar en otras guitarras con pastillas pegadas a la caja.

Felicidades por el excelente artículo y gracias por enseñarnos estas maravillas de guitarras

Responder

Muy buenas Pablo, en primer lugar agradecerte tu trabajo en este blog y por tus exhaustivos análisis. Mi nombre es Luismi convecino tuyo y antiguo alumno (aunque hace mucho)
Estoy detrás de mi próxima adquisición y me estas ayudando mucho (no dudare en pedirte consejo). Gracias por todo y espero no dejes escribir y nutrir este maravilloso blog.

Salu2 .

Precioso instrumento, me da que pensar y tomo nota.

Responder

Hola Luismi. Bienvenido al blog.
La verdad es que ahora no caigo en quien eres, pero seguro que si te veo la cara te reconozco 😉
Pues si, esta Hofner es un instrumento maravilloso. Precisamente hoy he estado con su dueño tocando un rato y siempre me sorprende el volumen de esta guitarra sin amplificar, suena más fuerte que muchas acústicas.
No dudes en ponerte en contacto conmigo cuando quieras comprar una archtop, estaré encantado de ayudarte.

Un saludo.

Responder

Muchisimas gracias Pablo, y si, de momento no descarto esta delicia y no dudare en consultarte antes de mover un dedo a la hora de la compra. Muchas gracias y nos vemos por nuestra ciudad !!! o en algun bolo!!! Abrazos mil.

Responder

Excelente blog que he descubierto recientemente. Felicidades Pablo! Una pregunta sobre la Hofner New President: dices que es un poco dura. Tengo la oportunidad de adquirir una, pero principiante que soy en la guitarra jazz, me da miedo una guitarra poco cómoda.
Esa dureza de la que hablas al tocar, qué solución puede tener? Bajar la acción, aún sacrificando algo de sonido? Cuerdas de menor grosor? O mejor busco otra guitarra que me lo ponga un poco más fácil?
Gracias por arrojar luz a tanta ignorancia!

Responder

Hola Jacobo.

La dureza es por el tiro tan largo que tiene (25’75 pulgadas), no tiene que ver con la altura de las cuerdas. Realmente la palabra correcta sería “tensión” más que “dureza”. En las guitarras que se busca un buen sonido acústico es normal que sean de tiro largo (aunque el más usual es 25’50), es uno de los factores que influyen en el volumen que tendrá la guitarra.

Bajar la acción de las cuerdas y/o usar calibres finos hará que sea más fácil tocarla, sacrificando parte de la sonoridad acústica. Es una regla de tres simple, cuanto más altas estén las cuerdas y más grueso sea el calibre, más fuerte va a sonar. Por otro lado, creo que ya no es necesario llevar un 0’014 en la primera y tener una acción dura para que suene muy fuerte, existiendo los amplificadores.

Lo mejor es que la pruebes con cuerdas de tu agrado y bien ajustada y decidas si te gusta o no. Por cierto, cuando la pruebes sube el volumen un poco a ver si se acopla con facilidad, que eso sí es una pega importante en este instrumento y no tiene fácil arreglo.

Suerte con tu elección.

Un saludo.

Responder

Enhorabuena por tu blog y por esta magnífica reseña, que me ha resultado muy interesante porque tengo un modelo primo-hermano: una Hofner Chancellor firmada por Thomas Stühlein en 2010, toda de maderas macizas, que comparte varios elementos con la New President, como la pastilla flotante y el superestuche. Estaba como demo en un distribuidor inglés de Hofner, y la conseguí en 2011 por menos de la mitad del PVP, que entonces rondaba los 6000€. Por eso me arriesgué a comprarla casi a ciegas. Al recibirla, me asustó lo pésimamente reglada que venía: montaba de fábrica unas D’Addario Chromes del 013, y, pese a que el puente estaba ajustado lo más bajo posible, la acción era altísima, y, con el tiro largo de la guitarra, no podía con ella ni el Increíble Hulk. Con ajustar el alma, el problema desapareció al momento. No me extraña que no se vendiese, lo que demuestra que las archtops son las grandes desconocidas incluso para muchos de sus vendedores. Acústicamente es un cañón. Pero me costó bastante encontrarle el punto enchufada. Y la clave fueron las cuerdas que me recomendó mi amigo y maestro el guitarrista gallego Marcos Pin: unas John Pearse Acoustic/Electric (silvered steel, nickel wound) de entorchado normal, del 012-052, que además son baratísimas. Ahora me encanta especialmente con un Henriksen 110-ER. Eso sí, como recomiendas para la New President, conviene moderar los agudos. Hasta hace un año la Chancellor se conseguía por encargo. Por desgracia, de la página oficial de Hofner se deduce que ya no fabrican ninguna de las dos, aunque en Thomann aún hay a la venta algunas unidades. Es una pena que estas verdaderas joyas se aprecien tan poco. ¡Saludos y gracias por tu blog!

Responder
A %d blogueros les gusta esto: